×
×
Red Internacional

Urgente.Se agrava la crisis: Martín Guzmán presentó su renuncia en pleno discurso de Cristina Kirchner

Tiempo estimado 9:14 min


El ministro de Economía presentó su renuncia en pleno discurso de la vicepresidenta en Ensenada. Con una carta de 7 páginas dirigida al presidente, detalló y reivindicó lo que fue su gestión. No se confirmó su reemplazo aún. En el marco de una enorme incertidumbre, hay una multiplicidad de nombres en danza. Entre ellos suenan Sergio Massa, Cecilia Todesca y los economistas Martín Redrado y Emmanuel Álvarez Agis.

Sábado 2 de julio | 18:04

El ministro de Economía Martín Guzmán, anunció su renuncia mientras Cristina Kirchner hablaba en el acto organizado en Ensenada. De manera inesperada y con una carta dirigida al presidente en la que detalla y reivindica lo que fue su gestión desde que asumió el cargo en 2019, Guzmán termina dejando el cargo y agrava aún más la crisis y la tensión interna que vive el Gobierno.

En la carta de renuncia afirma que no era responsable del conjunto de la política macroeconómica y recomienda una mayor centralización para quien ocupe su lugar. Así señala que "desde la experiencia que he vivido, considero que será primordial que trabaje en un acuerdo político dentro de la coalición gobernante para que quien me reemplace, que tendrá por delante esta alta responsabilidad, cuente con el manejo centralizado de los instrumentos de política macroeconómica necesarios para consolidar los avances descriptos y hacer frente a los desafíos por delante".

Te puede interesar: Renuncia Guzmán y se agrava la crisis: la clase trabajadora tiene que plantear su propia salida

El ministro renuncia en un contexto crítico de la economía. El acuerdo con el FMI empezó a hacer agua debido a los problemas para cumplir con el nivel de ajuste presupuestario y aumentar las reservas del Banco Central. El cambio en el gabinete se dará justo en semanas de corrida cambiaria y de rumores sobre la reestructuración de deuda en pesos y con una inflación elevada que provoca malestar social.

Te puede interesar: FMI: el acuerdo empieza a hacer agua

La defensa del ajuste y de honrar la deuda

En la carta de renuncia Guzmán señala que “Nuestro objetivo es tranquilizar la economía"y remarcó: "Puede que a muchos no les genere entusiasmo, pero a mi me pareció y me parece que tranquilizar la economía constituiría una verdadera épica”. Épico fue el ajuste que aplicó el exministro recortando salarios y jubilaciones, teniendo como consecuencia que el 40 % de la población se encuentre por debajo de la línea de pobreza.

Si bien de la interna en la coalición de Gobierno tuvo a Guzmán muchas veces como centro de las discusiones, el kirchnerismo no dejó de avalar su gestión en la mayoría de las votaciones relacionadas a sus políticas económicas en el Congreso como el presupuesto. En relación al acuerdo con el FMI, si bien Máximo Kirchner renunció a la jefatura del bloque previo a su votación, tanto en las comisiones como en el recinto los legisladores que responden a la vicepresidenta no pusieron ningún obstáculo para su aprobación.

El exfuncionario destaca que "el proyecto de Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que fue el primer paso de muchos más para fortalecer el sistema tributario argentino". El principal objetivo de dicha ley fue crear las condiciones para la renegociación de la deuda pública con los acreedores privados, así la norma incluyó la suspensión de la movilidad previsional por 180 días y en su reemplazo se otorgaron subas discrecionales por decreto. Se decidió suspender justo cuando la fórmula iba a arrojar por primera vez aumentos acumulados por encima de la inflación tras la pérdida de alrededor del 20 % del poder de compra de las jubilaciones durante el macrismo. Este fue el comienzo de las promesas incumplidas electorales, en este caso recomponer las jubilaciones. La ley de Solidaridad, que ya anticipaba una hoja de ruta de ajuste para honrar la deuda ilegal, fue votada por todo el oficialismo en el Congreso, incluso por Máximo Kirchner.

Guzmán menciona en la carta la reestructuración de la deuda pública en moneda extranjera con los acreedores del sector privado y agregó que “se logró un acuerdo que tuvo características destacables”. Pero el exministro omite que desde la primera propuesta de abril hasta la última de agosto cuando se acordó la reestructuración, el oficialismo cedió más de U$S 17 mil millones a los especuladores. Pacto que fue festejado en las dos orillas de la grieta. Fue saludado por el exministro, Luis “Toto” Caputo, el “Messi” de las finanzas; por el extitular del Banco Central, Guido Sandleris; por el exministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay.

Guzmán convalidó, sin investigar, el fraude que hizo el macrismo al pueblo trabajador con el megaendeudamiento: bono a cien años emitido por Caputo en beneficio de fondos de inversión que él había fundado o de los que había sido empleado, bonos delivery a pedido de Wall Street y toda la fiesta financiera del “mejor equipo de los últimos cincuenta años”.

Una deuda odiosa, que financió una gran fuga de capitales, que alcanzó los U$S 86 mil millones durante el macrismo. A pesar de despejar los pagos de deuda de los próximos años, Guzmán consolidó la dependencia del país con los centros financieros imperialistas con una hipoteca que pesará sobre las presentes y futuras generaciones.

En cuanto a su gestión, Guzmán reivindicó abiertamente la negociación encarada con el Fondo Monetario Internacional, reconociendo en los hechos la gigantesca estafa nacional que se llevó adelante durante los años de Macri. "El gran mérito del acuerdo es haber evitado cualquier ajuste" dice en un fragmento de su carta, obviando que el país se encuentra atado de pies y manos a las revisiones del organismo de crédito internacional y a los condicionamientos que este último decida, lo que hace a un verdadero cogobierno del Fondo. El informe publicado por el FMI de la primera revisión del acuerdo anticipa su exigencia de mayor ajuste en el segundo semestre, pide encorsetar salarios y jubilaciones, y reclama una reforma previsional.

Entre caníbales o sobre la interna del FDT

“Nos tenemos que unir” decía el Intendente de Berazategui Juan José Mussi a la salida del acto en Ensenada, donde CFK habló a 48 años de la muerte del General. Parece una frase utópica si pensamos que las divisiones en la coalición del Frente de Todos esta vez daba la nota con la renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán.

Tal como relataba Eduardo Castilla en este medio “CFK intenta reasumir el rol de armadora el peronismo”, esto incluye hacia adelante “tender puentes con actores y poderes que suelen serle esquivos. Gobernadores, intendentes y burócratas y largas charlas con la “intelectualidad orgánica” del gran empresariado.” Pero si miramos hacia atrás, también fue la encargada de apuntar contra los “funcionarios que no funcionan” a quienes puse sobre el foco cada vez que pudo.

En cada carta, o con las distintas maniobras de demarcación del ajuste, como la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque de diputados del Frente de Todos. Luego del escándalo del “off” fue Matías Kulfas quien tuvo que dejar su cargo al frente del ministerio de Producción. Ahora le tocó el turno a Guzmán quien en pocas semanas pasó de “ganador” del tema tarifas y segmentación, a dar un paso al costado. Otros de los ministros que la Vicepresidenta tiene bajo la mira es el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

Te puede interesar: Resistencia y declinación: la crisis del peronismo y el doble juego kirchnerista

El nombre no altera el resultado

Al momento se barajan pocos nombres, uno es el del actual Presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, reconciliado hace tiempos con el cristinismo. En la semana se había especulado con que podría compartir fórmula de cara a las presidenciales de 2023 con la actual Vicepresidenta. A esta altura, eso es música del futuro, la semana comenzará con la esperada respuesta de los “mercados” al shock de incertidumbre que suma la salida de quien dirigía la cartera de Economía, agravando la crisis.

Otro nombre que resuena es el de Martín Redrado, quien antes de su paso por el Frente Renovador, fue titular del Banco Central (BCRA) desde el 2004 hasta el 2010 bajo el kirchnerismo.También se habló del director de la consultora PxQ, Emmanuel Álvarez Agis quien fue viceministro de Economía durante la gestión de Cristina Kirchner. Crítico de la gestión de Guzmán, su consultora publicó un informe semanas tras en la sostuvo que “la licitación, aunque reducida en magnitud, mostró nuevamente que el equipo económico tarda en responder y coordinar, y parece tener tiempos no compatibles con el nivel de riesgo actual”.

Sin embargo, en este momento en que el Fondo digita los hilos del plan económico, al punto de devorarse al ministro de la deuda, el nombre de su sucesor no altera el resultado. Los trabajadores y los sectores populares no tienen nada para festejar si sigue el cogobierno con el FMI más allá de su reemplazante. La clase trabajadora tiene que intervenir de manera independiente. El 9 de julio el Frente de Izquierda Unidad y decenas de organizaciones marcharán masivamente a Plaza de Mayo. Ese es el camino.





Temas relacionados

Martín Guzmán   /    Frente de Todos   /    Economia   /    Ministerio de Economía   /    Economía   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias