×
×
Red Internacional

Este lunes comienza una nueva semana de paros y movilizaciones de todos los y las trabajadoras estatales de la provincia. Miles de trabajadores y trabajadoras de la educación votaron en sus escuelas y plenarios del sindicato un paro por 72 Hs con acciones departamentales y una nueva movilización provincial. Hubo un fuerte pronunciamiento contra los descuentos y sesionaron en repudio a la persecución y contra la criminalización de la protesta. En respuesta, el gobierno salió atacar a los y las trabajadoras de la educación por TV

Sábado 6 de agosto | Edición del día

Habiendo protagonizado un paro histórico, con miles en las calles y un enorme apoyo de las comunidades educativas, y sin respuestas de parte del gobierno, Mendoza sigue de paro. Lunes 8, martes 9 y miércoles 10 hay paro en la educación pública y privada. Pero también en la administración central y provincial y la salud.
La nueva propuesta salarial del Gobierno es una burla para que el salario de las y los trabajadores de la educación, y el resto de las y los estatales, siga por debajo de la línea de pobreza. La Canasta Básica en Mendoza es de $ 99.178. La Canasta Básica Alimentaria (límite de indigencia) es de $39.671. Este número es muy cercano a lo que cobran muchos y muchas en las escuelas. Y estos números son de junio y sin alquiler. Para julio se anticipó alrededor de un 8% más de inflación acumulada.

Ante el masivo paro y movilización de la semana pasada, donde las escuelas quedaron vacías por la medida de las y los trabajadores de la educación y la solidaridad de las familias de las y los estudiantes que se organizaron para apoyar la lucha, la respuesta del Gobierno nuevamente son amenazas y salarios a la baja, amenaza de descuentos y atacar a las y los docentes por televisión para dividirnos de nuestros estudiantes y sus familias.

“No les neguemos el derecho a la educación a los más chicos por conflictos que tengamos los adultos. No les neguemos el derecho a los más vulnerables. Necesitamos que los docentes enseñen y que los chicos aprendan”, fue lo que respondió José Thomas, de la DGE, a la decisión del plenario. La bronca se multiplicó.
La docencia, junto a celadoras, preceptores y el conjunto de los y las trabajadoras de la educación que sostuvieron la educación en pandemia, que garantizaron algún tipo de ayuda alimentaria para estudiantes que no tenían (ni tienen) nada, tuvo que escuchar que un funcionario, que no dio clase en ninguna escuela pública de Mendoza, que cobra cifras casi millonarias, que habla desde una cómoda oficina, diga que la docencia tiene "un profundo desprecio por la presencialidad".

Demasiado cinismo.

En las escuelas, lo cotidiano es brutal. Tanto para las familias, como para cada trabajador y trabajadora de la educación. Se sostienen las escuelas con muy poco en lo material y demasiado esfuerzo. Al punto que cada vez pesa menos el miedo al descuento, porque como dicen muchos " ya no hay mucho más que perder".

El poder adquisitivo se pulveriza. Y sobre eso también recibimos los anuncios de tarifazos del superministro Massa. Hay un 40% de pobres. El 56% de niñes, que son los pibes y las pibas de nuestras escuelas, están en la pobreza. Pero José Thomas habla de derechos y ni siquiera alcanzan las raciones de meriendas para los y las estudiantes en las escuelas. La educación está en emergencia y por eso la solidaridad y las medidas de lucha son en conjunto.

En este contexto crece la persecución en Mendoza. A la persecusión a dirigentes sociales, se sumaron las dos represiones en el Este a las pibas que gritaban Ni Una Menos. Y esta semana se profundizó con la detención de los dirigentes de ATE. Se prepara el gobierno. Saben que se viene más bronca desde abajo.

Como expresamos en los plenarios departamentales del SUTE y en el Plenario Provincial, desde la 9 de abril/Lista Bordó en el FURS, decimos que las consecuencias de esta crisis no las podemos enfrentar solos y solas las trabajadoras de la educación. Hay que avanzar en organización y unidad.

Unidad de lxs trabajadores y organización

Frente a una lucha que se anticipa dura es fundamental la organización en cada escuela, junto a las familias que vienen apoyando. Unir nuestros reclamos en una misma lucha.
Junto a ello profundizar la unidad de los y las trabajadoras, porque la forma de enfrentar a este gobierno es con un paro provincial.

El conflicto docente es apoyado por diversos sectores de trabajadores, ocupados y desocupados, las familias y estudiantes, porque está siendo el catalizador del hartazgo general ante la crisis económica y social que golpea en la cada familia trabajadora.

Te puede interesar: Mendoza: semana de aulas vacías y calles colmadas

Queremos plan de lucha

El 10, la CTERA, finalmente, tuvo que convocar a un paro nacional ante la escalada represiva y de persecución a los que luchan y porque hay un reclamo salarial que recorre el país. En Mendoza somos de los peores salarios del país, de salarios, que de conjunto, son de hambre.

La jornada nacional del 10 tiene que ser el puntapié a un plan de lucha serio contra el ajuste de los gobiernos y el FMI.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias