×
×
Red Internacional

Hay protestas y 800 detenidos. Putin ordenó la "movilización parcial" de reservistas

El presidente ruso dijo que la medida busca proteger la soberanía e integridad territorial. Estarían afectados cerca de 300.000 reservistas, el doble de lo desplegado al inicio de la invasión.

Miércoles 21 de septiembre | Edición del día

En un discurso realizado este jueves, el presidente ruso Vladimir Putin anunció su apoyo a la propuesta del Ministerio de Defensa y del Estado Mayor de efectuar "movilizaciones parciales" en la Federación Rusa.

Las actividades de movilización comenzarán hoy, 21 de septiembre. Según puntualizó el medio The Washington Post, esta sería la primera movilización parcial en Rusia desde la Segunda Guerra Mundial.

El primer mandatario consideró necesaria la medida porque las tropas rusas "no solo se enfrentan a las formaciones neonazis de Ucrania, sino a toda la maquinaria militar de Occidente".

La medida ha generado una enorme expectativa en la población rusa. Se ven algunas protestas en Petersburgo, Moscú y en algunas provincias. Compañías aéreas informaron que los boletos a destinos que no requieren visa para los ciudadanos rusos se agotaron rápidamente.

Putin especificó que solamente estarán sujetos al servicio militar "los ciudadanos que se encuentren en la reserva, y sobre todo aquellos que sirvieron en las Fuerzas Armadas, cuenten con ciertas especialidades militares y experiencia relevante", lo que se estima en cerca del 1 % de la capacidad total de movilización de Rusia.

El decreto prevé además medidas adicionales para cumplir con la orden de defensa estatal. Los jefes de empresas de la industria de defensa son directamente responsables de resolver las tareas de aumentar la producción de armas y equipos militares y desplegar capacidades de producción adicionales.

Esta medida de "movilización parcial" fue anunciada en el marco de otras medidas que apuntan hacia una escalada del conflicto. Entre ellas, el apoyo a los referéndums anunciados por los líderes pro rusos de la región del Donbass que pondrán sobre el tapete la integración a Rusia de esta región, cuya defensa es el objetivo original declarado de la invasión rusa.

Te puede interesar Líderes prorrusos en Ucrania anunciaron referéndums de integración a Rusia

La estrategia de integración de territorios anexados sube la apuesta de la respuesta rusa a la ubicación ofensiva desplegada por Kiev en las últimas semanas. Muchos analistas indicaron que abre la puerta a la movilización de reservistas, que hoy se decretó en forma parcial pero que puede ser ampliada.

En ese sentido fueron las palabras de Putin que acusaron a Washington, Londres y Bruselas de empujar a Kiev "a trasladar las acciones militares a nuestro territorio. Ya sin tapujos hablan de que Rusia debe ser aplastada con todos los medios en el campo de batalla, con la posterior pérdida de toda soberanía, política, económica y cultural, con el completo saqueo de nuestros país".

Otra consecuencia destacada por varios analistas es que abre la posibilidad de utilización de armas nucleares por parte de Rusia, aunque sean tácticas, en esos territorios que hoy están en el centro de la ofensiva ucraniana. Esta posibilidad está basada en la doctrina rusa de reservarse el derecho de utilizar su arsenal nuclear "en caso de una agresión contra la Federación Rusa con armas convencionales, o en caso de amenaza a la existencia misma del Estado", posibilidad agitada por el expresidente Dmitri Medvedev por Telegram.

Putin también respondió a la agitación de "amenaza nuclear" de occidente, y denunció que Occidente utiliza el "chantaje nuclear", "Estamos hablando no solo del bombardeo de la central nuclear de Zaporiyia, alentado por Occidente, que amenaza con una catástrofe nuclear, sino también de las declaraciones de algunos representantes de alto rango de los principales Estados de la OTAN sobre la posibilidad y admisibilidad de usar armas de destrucción masiva contra Rusia: armas nucleares". Y recordó "a los que se permiten hacer tales declaraciones sobre Rusia" que "nuestro país también tiene varios medios de destrucción, y para algunos componentes más modernos que los de los países de la OTAN. Y si la integridad territorial de nuestro país se ve amenazada, sin duda utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para proteger a Rusia y a nuestro pueblo. No es un farol".

Repercusiones

La repercusión en los líderes occidentales fue bastante homogénea en interpretar las acciones de Moscú como signos de debilidad.

La embajadora de Estados Unidos en Kiev, Bridget Brink, dijo en Twitter que "La farsa de los referendos y la movilización son signos de debilidad y del fracaso ruso" y añadió que su país seguirá "apoyando a Ucrania el tiempo que haga falta".

Peter Stano, portavoz del jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, calificó la medida de "desesperada" y la consideró "una prueba más de que Putin no está interesado en la paz, que está interesado en escalar su guerra de agresión”.

El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, garantizó a Ucrania ’"todo nuestro apoyo en estos tiempos difíciles", tras este "nuevo paso grave y erróneo" de Rusia.

En tanto, la secretaria de Estado británica de Exteriores, Gillian Keegan, reaccionó instando a la calma, en declaraciones a la cadena Sky News, pero puntualizando que el discurso de Putin debe ser tomado "muy en serio". Esta es "obviamente una escalada y, por supuesto, ahora el pueblo ruso será reclutado para esta guerra" en Ucrania, subrayó. Keegan insistió también en que el Reino Unido ayudará al pueblo ucraniano "todo lo que podamos".

El cariz que está tomando la guerra en Ucrania hace cada vez más evidente su carácter completamente reaccionario. Más que nunca, el movimiento obrero en Europa debe adoptar una posición de clase, independiente de Rusia y de la política reaccionaria de Zelensky/OTAN y rechazar esta guerra.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias