×
×
Red Internacional

Aumenta la tensión.  Oficialistas y prorusos se acusan de violar el alto al fuego en Ucrania

En las últimas horas se han denunciado mutuamente por violaciones al alto el fuego. Además, se reunió el G7 y acusaron a Rusia de escalar la crisis, mientras se confirmó la caída de un proyectil en territorio fronterizo ruso.

Sábado 19 de febrero | Edición del día

El gobierno ucraniano denunció a través de su ministro de exteriores Dmytro Kuleba, la muerte de un segundo soldado en enfrentamientos con las fuerzas independentistas de la región del Donbass, al este de Ucrania. "Nos preparamos para todos los escenarios posibles", señaló reforzando las acusaciones que lanzó el gobierno de Estados Unidos la semana pasada sobre una “inminente” invasión rusa al país.

Por su parte, los líderes separatistas regionales, que autoproclamaron la independencia del país y la constitución de las repúblicas de Donetsk y Lugansk, denuncian que las fuerzas gubernamentales han roto el pacto de alto el fuego en numerosas oportunidades los últimos días. También indicaron que “la situación es crítica” y convocaron a la "movilización general". "Las fuerzas armadas ucranianas han violado el régimen de alto el fuego dentro del área de responsabilidad de la República Popular de Lugansk 31 veces en las últimas 24 horas", señalaron.

"Hago un llamado a mis conciudadanos que están en la reserva para que se presenten en sus respectivos distritos militares. Hoy firmé un decreto para la movilización general", dijo el líder de Donetsk, Denis Pushilin. Luego afirmó lo mismo su par de Lugansk, Leonid Pasechnik.

Te puede interesar: Biden conversó con Putin luego de anunciar una "inminente invasión rusa" en Ucrania

Entre tanto, los ministros de Exteriores de las naciones que componen el G7 pidieron este sábado a Rusia que ponga fin a las actividades militares en las inmediaciones de la frontera con Ucrania. El grupo está conformado por Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, todos miembros de la OTAN, y Japón. Reunidos en Alemania emitieron un comunicado donde se declaró al grupo "gravemente preocupado” por el “aumento de infracciones contra el alto el fuego a lo largo de la línea de contacto". Además, denunciaron ataques contra zonas pobladas por civiles y repudiaron la expedición de pasaportes rusos para los habitantes de los territorios que no están bajo el control de Kiev.

Los funcionarios del G7 pusieron el acento en las maniobras militares que realiza Rusia en la frontera con Ucrania que, denuncian, estarían preparando una invasión. En el comunicado calificaron de "amenazantes" las maniobras rusas y afirmaron que se trata de "la mayor movilización en el continente europeo desde el fin de la Guerra Fría", lo que constituye un desafío "a la seguridad global".

Respecto al anuncio que hizo el miércoles el gobierno ruso de Vladimir Putin sobre el retiro de tropas de la zona, señalaron: "No hemos visto hasta ahora pruebas de una reducción. Mediremos a Rusia en base a sus acciones," y aprovecharon para advirtieron que "Rusia no debería tener dudas de que cualquier agresión militar contra Ucrania tendrá consecuencias masivas, entre ellas sanciones financieras y económicas contra un amplio espectro de objetivos sectoriales e individuales".

Te puede interesar: Rusia anunció el retiro de más tropas en la frontera con Ucrania, pero EE. UU. y la OTAN piden pruebas

Tras la reunión, en la que ejerció de anfitriona la ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock, los siete llamaron una vez más a Moscú a emprender "la ruta de la diplomacia" y reafirmaron su compromiso a dialogar sobre temas "de interés mutuo". En un claro apoyo al gobierno ucraniano, encabezado por el presidente Volodimir Zelenski, el G7 destacó su "inamovible" compromiso con la soberanía y la integridad territorial del país. Una alusión expresa contra las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania.

Desde Rusia, también hubo denuncias de que sus contrapartes están escalando la tensión. La agencia Interfax informó de la caída de un proyectil que explotó en territorio ruso a un kilómetro de la frontera con Ucrania en la región de Rostov del Don. "La explosión -escribe la agencia rusa- tuvo lugar a 300 metros de una casa en el pueblo de Mityakinskaya a las 4.00 hora de Moscú". La munición de cañón no causó muertos ni heridos, y los residentes informaron a las fuerzas de seguridad locales.

Aunque no parece haber un objetivo de desatar una guerra por parte de ninguno de los actores, toda esta tensión y cruces de declaraciones se produce en el marco de crecientes concentraciones de tropas y armamento tanto de la OTAN y el gobierno ucraniano, como de Rusia y los rebeldes, lo que aumenta el riesgo de choques armados mayores.

Te puede interesar: Abajo la escalada guerrerista de EEUU y la OTAN en el Este de Europa. Ni intervención imperialista ni injerencia militar rusa en Ucrania




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias