×
×
Red Internacional

Este lunes continuarán las negociaciones virtuales con el Fondo para alcanzar un acuerdo aunque Guzmán admitió que hay diferencias por el nivel de déficit fiscal, como siempre el organismo pretende un mayor ajuste. El oficialismo está dispuesto a someterse a sus pedidos y honrar la deuda fraudulenta.

Domingo 9 de enero | Edición del día
Foto: Ministerio de Economía.

El Gobierno reanuda las negociaciones con el FMI para alcanzar un acuerdo luego de admitir que hay diferencias por el nivel de ajuste. Este lunes se reunirán de manera virtual los técnicos del organismo con los funcionarios del Ministerio de Economía y el Banco Central, según anticipó el DiarioAr.

Frente a los gobernadores convocados en el Museo del Bicentenario de la Casa de Gobierno para hablar de la negociación con el Fondo Guzmán reconoció que el punto en el que no hay acuerdo, hasta el momento, con el organismo internacional es el del “sendero fiscal”. Además, el funcionario afirmó que no existe un buen acuerdo. “Lo que existe es un acuerdo bueno en términos relativos, que nos permita dar un paso adelante para seguir en la senda de la recuperación”. A pesar de estas confesiones, el Gobierno está dispuesto a seguir negociando con el Fondo que impondrá un mayor ajuste, que implicará más recortes en jubilaciones, salarios públicos, y partidas como salud o educación, y más tarifazos de los servicios públicos por reducción de subsidios.

Te puede interesar: Guzmán sobre el ajuste del FMI: "Lo que se acuerde va a tener consecuencias por más de una década"

Las negociaciones con el FMI se endurecieron por parte del organismo. El Fondo ya rechazó extender de 10 a 20 años el plazo y de eliminar la tasa de sobrecargo como solicitó el Gobierno. Además, el Directorio Ejecutivo del FMI reconoció en un informe técnico del Acuerdo Stand-By de 2018 que el programa no cumplió con sus objetivos y que "representaba riesgos financieros sustanciales para el FMI, que aumentaron con la ampliación y más acceso anticipado". Sin embargo, esta semana trascendió que Estados Unidos votó en contra de las conclusiones de dicho informe. Hay que recordar que este país tiene poder de veto en el directorio del Fondo y podría impedir la aprobación de un nuevo acuerdo.

Luego de las declaraciones de Guzmán, los “mercados” expresaron su descontento con la demora del acuerdo con el Fondo. Así, el jueves cayeron los bonos argentinos, el Riesgo País superó los 1.800 puntos, y aumentó el dólar blue.

Del encuentro organizado por el Gobierno participaron de forma presencial doce mandatarios provinciales: Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (Catamarca), Jorge Capitanich (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Ricardo Quintela (La Rioja), Óscar Herrera Ahuad (Misiones), Omar Gutiérrez (Neuquén), Arabela Carreras (Río Negro), Omar Perotti (Santa Fe) y Osvaldo Jaldo (Tucumán).

Te puede interesar: Acuerdo, ajuste y crisis social: cómo evitar ese infierno llamado FMI

Alberto Rodríguez Saá, Alicia Kirchner y Gerardo Zamora participaron de forma remota. El resto de los mandatarios, salvo Horacio Rodríguez Larreta, enviaron representantes. La oposición de derecha de Juntos luego de idas y vueltas finalmente se reunirá con Guzmán esta semana para conocer las negociaciones con el FMI. No hay grieta para pagar una deuda fraudulenta.

Aflojar la soga al cuello

En la presentación el ministro de Economía declaró que “la diferencia entre lo que plantea el Fondo y el Gobierno argentino consiste en diferenciar un programa que con alta probabilidad sostendría la recuperación económica que la Argentina está viviendo. Es esencialmente un programa de ajuste de gasto real versus un programa que le dé continuidad a esta recuperación fuerte a la economía”.

Te puede interesar: El fracaso de los 22 acuerdos de Argentina con el FMI, ¿por qué ahora sería distinto?

Según un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) en los once meses acumulados del 2021 el déficit primario descendió un 45,8 % en términos reales en relación al mismo período de 2020. Si bien en dicho período hubo una suba de los ingresos corrientes (+23,7 % en términos reales), también hubo una reducción de los gastos corrientes (-5,4 % en términos reales), entre las partidas recortadas se registró una caída de las prestaciones sociales del 12,6 % en términos reales. Guzmán hizo los deberes ante el FMI, pero no fue suficiente y los técnicos piden más recorte. Al final no había un nuevo Fondo como afirmaban las voces oficialistas, las recetas son las mismas de siempre.

Un informe elaborado por Emmanuel Álvarez Agis explica que el objetivo de Guzmán, según su presentación en la reunión con los gobernadores, es alcanzar el equilibrio fiscal en 2027. Para el año próximo proyecta un déficit primario (sin considerar intereses de deuda) de 3,3 % del PIB, lo que significaría una disminución del déficit de 0,7 % del PIB por año, un ajuste que va en sintonía con lo que acordaron hacer otros países que negociaron acuerdos recientes con el organismo internacional como Costa de Marfil, Camerún, Jordania y Gabón. Agis concluye que el FMI pretende un ajuste mayor para el país porque considera que no podrá cumplir esa meta por la debilidad de la moneda local y el tamaño del sistema financiero local.

Te puede interesar: Alejandro Bercovich: “Es peligroso entrar en una dinámica de cogobierno con el Fondo”

El documento advierte que será “un verano complejo”, las reservas son bajas, la inflación se ubica en niveles mayores al 50 %, y disminuyen las probabilidades que se alcance un acuerdo antes de marzo por las diferencias internas en la coalición gobernante, las discusiones en la oposición de derecha (halcones versus palomas), que pretende que el trabajo sucio lo realice el Gobierno, y las exigencias del Fondo.

A pesar de las diferencias en el oficialismo y la oposición patronal, todos coinciden en que hay que alcanzar un acuerdo con el FMI y en el mejor de los casos solo se negociará aflojar la soga al cuello, de la montaña de vencimientos que sólo en 2022 suman 19.000 millones de dólares. Más alla de los discursos, un acuerdo con el FMI implica someterse a los condicionamientos principalmente de Estados Unidos y el resto de las potencias que integran su Directorio, ese es el camino que profundiza el Frente de Todos.

Solo el Frente de Izquierda Unidad desde las bancas y en las calles denuncia y rechaza la deuda con el Fondo, un acuerdo que será una nueva hipoteca cuyas consecuencias se descargarán sobre las espaldas del pueblo trabajador. Hay otra alternativa, movilizarse por el desconocimiento soberano de la deuda como lo hicieron miles de personas el 11 de diciembre junto a las organizaciones sociales, políticas para rechazar el ajuste y contra el FMI. Este es el camino.

Te puede interesar: ¿No hay más alternativa que el infierno del Fondo?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias