Géneros y Sexualidades

Newsletter

Madre hay una sola

Mare of Easttown, una historia inesperada de maternidades. Relatos de las buenas, las malas y las otras. Nueva entrega del newsletter No somos una hermandad de La Izquierda Diario y El Círculo Rojo.

Celeste Murillo

@rompe_teclas

Martes 15 de junio | 08:00

“¿Está bien que interprete a una mujer de mediana edad que es abuela y tiene sexo ocasional?”. Se lo preguntó Kate Winslet mientras construía a su personaje Mare, de la miniserie Mare of Easttown. Esa pregunta sencilla encierra varias cuestiones que atraviesan la maternidad en las sociedades patriarcales. Y, aunque hoy esté atenuada como destino obligado, sobre ella siguen construyéndose prejuicios y estereotipos como el instinto maternal, la cuidadora nata o la empatía como rasgo del género.

En Mare of Easttown, resolver el enigma es una parte importante del atractivo. Pero episodio a episodio se despliegan otras historias y, de alguna forma, una gran historia de maternidades. Algunas reseñas dicen que es un policial envuelto en un drama o un drama disfrazado de policial. El asesinato de una adolescente conmociona a un pueblo que busca hace un año a otra chica desaparecida. La protagonista es una detective de Policía, que además es madre y abuela. No es la primera detective ni la primera mujer que trabaja y tiene hijos, pero logra un equilibrio interesante y huye de forma elegante de la dicotomía gastada de la mujer que se entrega o abandona “lo femenino”.

Madres, madres everywhere

La maternidad es una ocupación de 24 horas. Los hombres tienen hijos, las mujeres son madres. “La maternidad es una relación humana como otras, no el reino mítico que venden”, dijo la socióloga Orna Donath hace unos años cuando se le ocurrió analizar qué pensaban las mujeres que se arrepentían de ser madres. Esos mitos muchas veces opacan el hecho de que la maternidad se construye sobre la opresión de las mujeres y su lugar en la reproducción (que incluye la reproducción biológica) de una sociedad organizada alrededor de la explotación. La feminista marxista y psicoanalista Juliet Mitchell dice que “el capitalismo idealiza la maternidad, por un lado, y la hace imposible, por el otro. Y ahora esa combinación idealización-imposibilidad es cada vez más fuerte”.

Para seguir leyendo y recibir el próximo correo podés suscribirte acá.

Podés suscribirte a este y otros newsletter de La Izquierda Diario y El Círculo Rojo.






Temas relacionados

Mare of Easttown    /   #NoSomosUnaHermandad   /   Newsletter    /   El Círculo Rojo   /   Feminismo   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO