×
×
Red Internacional

A pocos días de cumplirse el aniversario 105 de la Revolución Rusa de Octubre de 1917 recomendamos la lectura de “Acerca de Octubre”, la segunda parte del segundo libro publicado en la compilación Lenin de León Trotsky recientemente publicada como Obra Escogida 15 de Ediciones IPS.

Sábado 22 de octubre de 2022 | Edición del día
Ilustración: Ia Ra

Como afirmamos en el prólogo del libro, Trotsky proyectó escribir una biografía de Lenin desde 1923 pero se decidió a publicar unos primeros esbozos y discursos cuando el avance de la burocracia estalinista en el aparato del partido y del Estado amenazaba los primeros logros de la revolución socialista. Fue publicada en la URSS en 1924 inmediatamente después de la muerte de Lenin bajo el nombre Recuerdos de Lenin traducida del ruso al francés y publicada en 1925 por la Librairie du Travail.

El autor consideraba este libro como fragmentos, bocetos para una futura biografía, basados esencialmente en sus recuerdos, sobre todo de ciertos diálogos y discusiones de conceptos. “Frente a las biografías populares y los estudios de conjunto del carácter de Lenin, se ha vuelto necesario desde ahora fijar con más detalles y más cuidado algunos episodios, rasgos de la vida y de la personalidad de Lenin tal como han pasado frente a nuestros ojos”. Con las “biografías populares” se refería al mito que estaban construyendo Stalin y sus seguidores alrededor de Lenin. Como dirá en su posterior autobiografía Mi vida

Se dejó de considerar a Lenin como un líder revolucionario para no ver en él más que al jefe de una jerarquía eclesiástica. A pesar de mi protesta, se edificó en la Plaza Roja un mausoleo indigno y ofensivo para la conciencia revolucionaria. Y lo malo fue que los libros oficiales que se escribían sobre Lenin se convirtieron también en mausoleos. Su pensamiento fue despedazado en citas destinadas a la prédica de la mentira. Los epígonos se atrincheraron detrás del cadáver embalsamado para dar la batalla al Lenin viviente y a mí. (p. 514).

Lenin con Trotsky y Kamenev

La compilación de Trotsky consta de dos partes: la primera, “Lenin y la vieja Iskra”, periodo excepcional (1903-1917) en el que Ulianov se convirtió en Lenin, el futuro dirigente de la revolución, tanto en relación a su personalidad y su convicción por el objetivo final, como en su preparación teórico y política, después de haber polemizado con los principales dirigentes de la socialdemocracia internacional.

En la segunda parte de la compilación que aquí publicamos, “Acerca de Octubre”, no hay una discusión directa con la naciente burocracia, pero sí una visión realista del rol de Lenin en la revolución, sobre la verdadera relación política entre Trotsky y Lenin y cómo las coincidencias estratégicas primaban sobre las discusiones que surgieron en una situación extremadamente difícil y sin experiencias anteriores con las que guiarse.

Trotsky recorre los hechos más importantes desde la llegada de Lenin y él a Rusia, el rol de las Tesis de Abril y la lucha política contra los dirigentes del partido que venían apoyando “críticamente” al gobierno provisional surgido de la Revolución de Febrero, la discusión sobre el momento y la forma de la tomar el poder, la necesaria paz Brest-Litovsk con Alemania para defender la revolución, la disolución de la Asamblea Constituyente convocada antes de Octubre, las discusiones y problemas que surgieron con los Socialistas Revolucionarios (SR) de Izquierda que habían acompañado la revolución pero después la boicotearon así como la invasión de los checos al territorio de la URSS que inició la Guerra Civil que tendría a Trotsky al mando del Ejército Rojo como había propuesto Lenin. Es decir, los momentos claves entre 1917 y 1918 donde estuvo en juego por primera vez no solo la toma del poder del proletariado, sino la posibilidad de mantenerlo a pesar de la situación calamitosa del país y una enormidad de enemigos internos y externos.

Todos estos grandes hechos son recordados por Trotsky pero desde una perspectiva interna, donde va desplegando las distintas características de Lenin, su relación con otros dirigentes del partido, los obreros bolcheviques, los campesinos o SR de izquierda.

En todos los capítulos nos va dando ejemplos de las principales características de Lenin como ser humano y como dirigente revolucionario. Entre estos afirma que era: “un hombre de mediana estatura, fuerte y flexible”, que “había vivido en todos los países de Europa, dominaba idiomas extranjeros, leía, estudiaba, profundizaba en ellos; comparaba y generalizaba. Hasta cuando estuvo al frente de una gran revolución no dejó pasar oportunidad para informarse cuidadosa y conscientemente, interrogaba a los hombres y a los hechos. Nunca se cansó de seguir con el pensamiento la vida del mundo entero”. Que después de la Revolución de Octubre fue numerosas veces fotografiado, filmado y grabado pero “La personalidad viva no se encuentra más que en su combinación siempre dinámica e inimitable”.

Trotsky resalta que luego de tomar el poder se exaltaba con numerosas cuestiones grandes y pequeñas, concretas y meticulosas “preguntas e iniciativas aparentemente no tenían ninguna relación entre ellas, pero todas tenían un origen común el mismo trabajo interior intensivo que abarcaba toda la amplitud del alzamiento”.

En cuanto a “la manera de actuar, el método de Lenin, la esencia orgánica de su carácter político, de su espíritu revolucionario” era considerar que antes del triunfo como después “hay que decirse: ‘La conquista no está aún asegurada; no hay un minuto que perder’”.

Trotsky dice que “uno de sus aspectos más fuertes ha sido su habilidad para distinguir la esencia de las cosas de su forma. Pero esto no contradice en manera alguna el hecho de que también concediese a la forma un altísimo valor, porque no ignoraba el poder de lo formal sobre el pensamiento, que trueca lo material en sustancia”. (...) “La fuerza de Lenin estriba, en gran parte, en la fuerza de su imaginación realista” y “su pensamiento de que, en la complejidad del encadenamiento de los actos políticos, hay que saber discernir, en un momento dado, el eslabón central, a fin de aferrarse a él e imprimir la dirección deseada al movimiento de toda la cadena”. (...) “A la energía pedagógica se le agregaba algo más: el poderoso idealismo de Lenin, su intensa fuerza de voluntad, que en cambios repentinos de una época a otra había acortado las etapas y abreviado los plazos. Creía en lo que decía”.

La descripción minuciosa de las cualidades de Lenin como orador son desarrolladas en el capítulo “Lenin en la tribuna” donde destaca su tono, gestos, su mirada penetrante, su gran concentración, la intuición para captar a su público y cómo abordaba los temas según el auditorio utilizando sus propias experiencias. Su lenguaje era sencillo, derivado de un gran estudio previo del tema y de sus conocimientos generales.

Estas, junto a otras semblanzas de Trotsky sobre Lenin, indudablemente nos dejan conocer a un hombre vital, que se construía constantemente y con grandes esfuerzos a sí mismo en pos del objetivo de transformar la realidad y realizar la revolución socialista mundial.

Lenin (Compilación) - Acerca de Octubre by Ediciones IPS on Scribd

Conseguilo en edicionesips.com.ar


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias