Política Bolivia

AJUSTES Y RECORTES AVANZAN EN MEDIO DE LA PANDEMIA

La Medicina Tradicional e Interculturalidad en la mira de Áñez

En medio de la profundización de la crisis socio-sanitaria Áñez transformó el viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad en una dirección. Aunque mantiene sus competencias ésta reducción en la jerarquía institucional implicará indudablemente no solo una baja presupuestaria sino también una devaluación de la medicina tradicional y de la cultura de los pueblos indígenas.

Dalila Fabreger

Militante de Pan y Rosas

Miércoles 10 de junio | 17:18

Foto: La Kooperativa

Ya no es novedad para nadie la impunidad con que este Gobierno de facto ha implementado políticas y decretos arbitrarios en medio, además, de escandalosos casos de corrupción y nepotismo. En los pasados días, con la excusa de reducir “gastos”, se eliminaron dos ministerios: de Culturas y de Comunicación.

Leé también Áñez elimina el ministerio de Culturas y Turismo: la cultura se declara un gasto

En una línea parecida vemos la decisión de convertir el viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad, dependiente del ministerio de Salud, en una dirección. Si en términos extrictos no significa su total extinción en los hechos ésta reducción en su jerarquía institucional y so pretexto de la crisis no aleja que éste sea su posible destino.

Los recortes que hace Áñez se dan mientras el dinero que, supuestamente se invierte en salud, es en realidad puesto para reforzar las fuerzas represivas como ha quedado más que demostrado con la compra millonaria de gases lacrimógenos (con un tremendo sobreprecio de por medio). Y no olvidemos el caso de la compra de respiradores básicos que encima denunciaron que no los pueden ni utilizar y que fueron adquiridos de igual manera, con un millonario sobreprecio.

Es decir, vienen mostrando - sin reparos y de manera obscena- que gestionan la crisis apostando casi únicamente a la criminalización de la cuarentena, a las reiteradas amenazas de hacer caer todo el peso de la ley al tiempo que lucran con la salud. Así las vidas no se salvan.

En nuestro país, la medicina tradicional es muy valorada, y existe un gran número de personas que viven del oficio de naturistas, curanderos, hueseros, parteras, guías espirituales y kallawayas, quienes ante el cierre de éste viceministerio ven reducidas sus posibilidades de trabajo. Asi mismo se han declarado en emergencia señalando que las medidas tomadas son una amenaza a la interculturalidad y que vulnera la Ley 459 de "Medicina Tradicional Ancestral Boliviana".

Por otra parte, esto demuestra también la tendencia de este Gobierno a desvalorizar e invisibilizar los saberes e identidades indígenas y originarias, en consonancia con su comportamiento racista manifestado desde la crisis de octubre y noviembre del año pasado. Estas medidas las realizan con la mayor indolencia, primero ignorando las necesidades de los pueblos indígenas y campesinos ante esta emergencia y, en segundo lugar, quitándole importancia a sus saberes ancestrales.

Leé también Pandemia y despojo: los pueblos indígenas ante un desafío estratégico

En este contexto, ha salido también a la luz un video difundido por Prensa Digital en donde se ve al ex viceministro de esta cartera, Felipe Quilla, en un altercado con representantes de la medicina tradicional quienes estaban siendo notificados del cierre del viceministerio y reclamaban al ex viceministro por haber realizado una compra de 40.000 barbijos a nombre de este viceministerio que nunca fueron repartidos.

Ante el atropello que está realizando el Gobierno de facto contra los derechos de grandes sectores de la población con la excusa de esta pandemia, y ante la grave crisis sanitaria que cada día se recrudece producto de la corrupción y la criminalidad en el manejo de los recursos de nuestro país, nos unimos a las voces de protesta y denuncia que surgen cada vez con más fuerza desde el pueblo pobre, sectores populares, trabajadores, campesinos e indígenas.

Repudiamos que mientras se niegan sistemáticamente a la implementación de test masivos, única forma de poder tomar medidas que permitan aislar el virus y asignar de manera eficiente no solo recursos sino las medidas de aislamiento; y, mientras la lucha contra la pandemia la hacen robusteciendo los aparatos represivos del Estado, arremeten contra los derechos no solo de la amplia mayoría de trabajadores precarizados del país sino de las comunidades y pueblos indígenas amenazando su cultura, sus derechos y reivindicaciones.






Temas relacionados

medicina tradicional   /   interculturalidad   /   Cuarentena   /   Crisis sanitaria   /   Pandemia   /   Jeanine Áñez   /   Pueblos Indígenas   /   Política Bolivia   /   Racismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO