×
×
Red Internacional

BOLIVIA. Hacia el 1er Congreso Nacional de la LOR-CI: qué estrategia, qué programa y qué política para enfrentar lo que se viene (Nota 1)

Con este primer artículo, pretendemos iniciar la publicación del documento nacional elaborado por la Comisión Política de la LORCI, con el objetivo de abrir la reflexión y alentar el debate hacia nuestro primer congreso a desarrollarse en los primeros meses del 2022. Este documento nacional, que publicaremos en forma de varios artículos actualizados con los elementos de coyuntura por compañeras y compañeros que firman las notas, busca establecer las pautas estratégicas, programáticas y políticas que sienten las bases para la lucha por un partido socialista revolucionario e internacionalista de las y los trabajadores, como uno de los requisitos centrales para vencer al golpismo y a las clases dominantes como a quienes quieren conciliar con estos.

Martes 7 de diciembre de 2021 | 16:08 | Edición del día

Días atrás, el Gobierno cerró AASANA (Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea) y creo la entidad de Navegación Aérea y Aeropuertos Bolivianos (Naabol) dejando en la calle a más de 1000 trabajadores entre efectivos y contratados. Avanzando así en un plan de “austeridad” con el objetivo de reducir el déficit fiscal, al mejor estilo neoliberal de los ‘90. Y según denunció el burócrata de la COB (Central Obrera Boliviana) Juan Carlos Huarachi: “No solo es Aasana, tenemos otros sectores más, como petroleros y redes de gas”. Es decir que este es el inicio de un plan de “reestructuración” y reducción de gastos con el objetivo de reducir el déficit fiscal.

Esta medida la llevó adelante militarizando los 42 aeropuertos del país, con lo cual el gobierno está mostrando claramente de qué lado está: duro e inflexible con las y los trabajadores, blando y conciliador con la derecha.

Te puede interesar: AASANA y el salto antiobrero del Gobierno de Arce Catacora

Recordemos que el 16 de noviembre el gobierno abrogó la ley 1386 de Legitimación de Ganancias Ilícitas ante la presión ejercida por la derecha dura de Bolivia, encarnada en las figuras de Luis Fernando Camacho y Rómulo Calvo (gobernador y presidente del Comité Cívico de Santa Cruz respectivamente). Esta medida que evidentemente fue una derrota del gobierno provocó la primera crisis política de importancia del gobierno de Arce.

Te puede interesar: ¿Qué dejó la multitudinaria movilización encabezada por Evo Morales?

Por otra parte, la multitudinaria marcha a la que convocó Evo Morales en apoyo al gobierno, si bien revalidó los títulos del MAS en cuanto a su capacidad de convocatoria no sirvió para retomar la iniciativa política respecto a la derecha. Ya que fue opacada por el llamado de Camacho a constituir un Estado Federal -con el objetivo de convertir a cada Departamento en feudos privados donde poder ejercer libremente su poder y la explotación de los sectores obreros y populares-, cuestión que ocupó las tapas de los diarios y que está instalado como agenda.

Como bien dice el mismo Camacho: “Solo con resistir no basta, podemos lograr que se derogue o se abrogue (una ley), pero hay un problema de fondo” [1]. Refiriéndose realmente a que el verdadero problema es definir qué sector de la burguesía controla el Estado y con qué orientación económica, política y social. Para lo cual alienta su propia salida estratégica que es el federalismo. Aunque sin descartar, implícitamente y en última instancia, el separatismo o a un golpe de estado mucho más duro que favorezca a este sector de la burguesía.

Es en este escenario cómo el MAS muestra una vez más “Su Estrategia” de contención de la derecha: la conciliación y el retroceso permanente. Matizando todo con amagues y amenazas altisonantes para controlar a las organizaciones sociales que exigen justicia por las masacres del golpe de Estado así como demandas y derechos de sectores obreros y populares. Esta política en realidad solo ha logrado fortalecer, envalentonar y moralizar al bloque derechista. Es más, la dirección del MAS actúa de la misma manera que durante el golpe del 2019: sin lucha, cediendo en todo y abandonando a su suerte a los trabajadores, las trabajadoras y al pueblo empobrecido, que quieren resistir y que quieren pelear en las calles frente a la arremetida empresarial, racista, clerical y derechista. Como sucedió la primera quincena de este noviembre de 2021, en el Plan 3000 de Santa Cruz, donde vecinos resistieron por varios días a la policía y a grupos paramilitares como la Unión Juvenil Cruceñista (UJC) [2].

Por otra parte, esta ofensiva derechista se combina con una situación transitoria donde (hasta hoy) prima una relativa y parcial calma de la acción de las masas explotadas y oprimidas. Esto está alimentado principalmente por el efecto “rebote” de la economía, estimándose este año, un crecimiento superior al 4%. Más aun tomando en cuenta la enorme caída del año pasado que ronda el -11%, lo que empuja al pueblo trabajador a intentar recuperar lo perdido, a través de una mayor explotación de su propia capacidad de trabajo. Esta salida es individual y aislada, justamente porque las direcciones burocráticas de las organizaciones de las y los trabajadores están cumpliendo un rol de contención y de invisibilización para que las luchas por despidos, trabajo, precarización o tercerización no tengan un carácter colectivo.

Esta relativa calma puede ser rota (de hecho ya estamos viendo algunas acciones puntuales de resistencia de la clase obrera) debido al camino de reducción de gastos o ajuste que el gobierno está tomando.

Por otra parte, la derecha consigue aglutinar cierta base social de apoyo para impulsar la movilización callejera en contra de las políticas del MAS. En el caso de la Ley 1386 contra la legitimación de las ganancias ilícitas el problema surgió en que una de las más importantes modalidades económicas que permiten a las masas populares la movilidad social ascendente es el comercio informal y el contrabando. Esto motivó la desconfianza de importantes sectores informales como gremiales, cooperativistas mineros y transportistas, cuyas direcciones formadas por las capas altas y adineradas amenazaban con movilizar a todos sus sectores.

El gobierno de Arce, chocó con estas organizaciones debido a su afán “modernizador” y de fortalecimiento del Estado burgués, producto de su estrategia neo desarrollista [3] y de la necesidad creciente de tener más ingresos que cubran el déficit fiscal.

Por supuesto que las direcciones de estos campos burgueses en pugna no son lo mismo, ya que defienden intereses diferentes. Pero lo que sí podemos afirmar es que ninguno representa ni defiende los genuinos intereses de las y los trabajadores y el pueblo humilde.

Es por esta razón que se torna más urgente e impostergable que nunca la lucha por la construcción de una alternativa política independiente de las y los trabajadores, de los campesinos y los pueblos originarios, de los estudiantes y la juventud precariza, de las disidencias y diversidades sexuales y de género y del pueblo empobrecido. Es decir, la construcción de un partido revolucionario, que luche por el socialismo y terciar en este enfrentamiento levantando las banderas de una verdadera emancipación de las masas explotadas y oprimidas.

La ausencia de este partido tomó una importancia decisiva en las jornadas de la revuelta de agosto del 2020 cuando las masas trabajadoras y humildes sostuvieron un contundente bloqueo de caminos obligando al régimen golpista a dejar de postergar la fecha de las elecciones. El grito de ¡Abajo Áñez! se había generalizado en las barricadas que progresivamente se iban sumando a lo largo y ancho del país. Solo la actitud de bomberos, que constantemente asumió a lo largo de los días, la traidora burocracia sindical y la cúpula política del MAS (que incluyó al menos 2 mensajes grabados de apaciguamiento de Evo Morales) permitió impedir que la lucha avanzara hasta la caída del gobierno de facto. Ya que una represión dura y generalizada implicaba una escalada de la lucha de clases; con duros enfrentamientos callejeros que sumarían nuevas fuerzas al campo obrero y popular y con imprevisibles consecuencias para la estabilidad del sistema capitalista nacional y regional.

Si en ese momento hubiese existido un partido revolucionario con una mediana inserción en el movimiento obrero y popular y con puntos de apoyo desde donde hablar; la historia seguramente hubiera tomado otros rumbos.

Ese partido revolucionario, que es necesario construir, no va a surgir del crecimiento vegetativo de nuestra corriente ni de ninguna otra que exista por ahí. Sino que será el producto de la fusión entre los sectores más conscientes, decididos y valientes, con franjas del movimiento de masas que al agotar su experiencia política con el MAS adopten un rumbo cada vez más independiente y revolucionario. Esta fusión solo podrá realizarse con quiénes nos encontremos en el fragor de la lucha de clases, que como lo muestran las experiencias a nivel internacional, ésta tendencia se está profundizando.

Es en este marco que hemos decidido realizar nuestro Primer Congreso Nacional con el objetivo de reorganizar y reorientar nuestras modestas fuerzas para ponerlas al servicio de la construcción de ese partido y determinar con qué herramientas políticas, programáticas y estratégicas llevaremos adelante esa tarea.

Pero esto no queremos hacerlo solos, ya que alentamos a la participación activa y crítica de las y los militantes y activistas de izquierda, por fuera de nuestra organización, que coincidan en parte o en todo con nuestra propuesta. Y es por ese motivo que presentamos en forma abierta esta serie de artículos, que no consideramos ideas cerradas y acabadas sino más bien documentos de trabajo y análisis a ser mejorados y corregidos para lo cual esperamos los aportes críticos de las compañeras y compañeros comprometidos en la lucha por la revolución socialista.


[1Unitel Bolivia: Camacho plantea un Estado federal: "Ya no es suficiente resistir" https://www.dailymotion.com/video/x85s3cq

[3Es importante hacer notar que en los fundamentos de la Ley de Legitimación de Ganancias Ilícitas se dejaba constancia que uno de los objetivos era el de adecuarse a las exigencias de los organismos.





Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias