×
×
Red Internacional

Los policías de la provincia de Tucumán, Mauro Navarro y Gerardo Figueroa, son los imputados en la causa por el homicidio del joven de 25 años.

Viernes 3 de diciembre de 2021 | Edición del día
Fotografías: La Palta

El pasado lunes iniciaron las audiencias del juicio oral por el asesinato del joven Miguel Reyes Pérez. El mismo es llevado a cabo por la Sala Conclusional número III, quien es la encargada de juzgar a los policías imputados en esta causa de gatillo fácil. El juicio finalmente se lleva adelante luego de cinco años y producto de las movilizaciones y acciones impulsadas por su madre, los familiares de víctima de gatillo fácil, la mesa de Justicia por reyes y el apoyo de organismos de derechos humanos

En las vísperas de la navidad del año 2016, el joven recibió un disparo en la cara y un culatazo de escopeta, por parte de los agentes de la comisaría cuarta del barrio San Cayetano, Mauro Navarro y Gerardo Figueroa, y luego de agonizar 23 días en terapia intensiva falleció el 13 de enero de 2017.

Desde el comienzo la policía justificó su crimen en que Reyes había robado, circunstancia que no pudo ser probada a lo largo de la investigación, ni tampoco en lo que va del juicio. Como tampoco que el joven asesinado haya tenido armas.

Fue su mamá, Ana Reales, quien denunció lo que el mismo lunes ratificaría en el juicio oral: que a su hijo lo golpeaban tanto que tenía que robar para Navarro y Figueroa así no le hagan nada .En su declaración, Ana contó las sistemáticas torturas de las que era víctima Reyes en manos de los imputados, cada vez que era detenido por supuestas contravenciones. “Los policías me han dicho a mí que me lo iban a entregar a mi hijo en un cajón, y me lo han entregado”, relató entre lágrimas. A su vez declaró que fue amenazada por la fuerza policial para no hacer la denuncia.

En el día de ayer declaró la última testigo, quien afirmó haber visto a Mauro Navarro disparar a la cabeza de Reyes y que luego lo remató con un culatazo de la itaka, mientras que el policía Figueroa era el que perseguía a la víctima.

La querella representada por Andhes realizó una acusación alternativa contra Figueroa por los delitos de encubrimiento agravado, en concurso ideal con falsedad ideológica de instrumento público y con falso testimonio que prevén una pena máxima de 6 años. Los querellantes afirmaron que tal acusación no podía hacerse durante la instrucción ya que en la misma se perseguía también a Figueroa como coautor del homicidio. El Tribunal, compuesto por los vocales Fabrián Fradejas, Luis Moralez Lezica y Gustavo Romagnoli, le reconoció la legitimidad para pedir el cambio de imputación de Figueroa, y suspendió el juicio hasta el próximo lunes.

En medio de la disputa entre los apologistas del gobierno nacional y de la oposición de derecha, sobre cuál policía es más asesina, en Tucumán nuevamente se lleva al banquillo a agentes de la policía provincial, en una escena que se repite a menudo: asesinato a sangre fría de los jóvenes de los barrios populares, encubrimiento por parte de la fuerza, muchas veces hasta de los propios gobiernos, criminalización y el discurso de que se lo merecían por choros, y la caminata incansable de sus familias y organismos en búsqueda de justicia.. Recordemos que hace poco se condenó a prisión perpetua a los 2 policías que ejecutaron al niño de 12 años Facundo Ferreira.

El próximo lunes, continuarán las audiencias por la muerte de Miguel Reyes Pérez. Ese día durante la tarde se llevará a cabo la reconstrucción de los hechos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias