×
×
Red Internacional

OPINIÓN. El inevitable aburguesamiento del Movimiento al Socialismo

Este 9 de julio todas las fracciones de la interna en el MAS sorpresivamente aparecen sonrientes en una reunión para una “evaluación política” luego de más de 6 meses de intensa disputa que buscan postergar sus rivalidades para más adelante.

Elio AduviriTrabajador del Aeropuerto de El Alto

Lunes 11 de julio | 17:52 | Edición del día
Reunión por la “unidad” del Movimiento Al Socialismo (MAS) del sábado 9 de julio (Foto: Twitter de Luis Arce)

Desde el mes de diciembre del año pasado el Movimiento al Socialismo (MAS) viene desarrollando rivalidades internas que en estos últimos meses se acentúan entre el sector de Arce Catacora/David Choquehuanca y el sector de Evo Morales. Los choques y diferencias van relacionadas a las posibles candidaturas para el 2025 y los acercamientos y “acuerdos” del actual gobierno con la derecha.

Te puede interesar: Entre el respaldo y la oposición al gobierno de Arce: los dilemas del Evismo

El pasado viernes, Evo Morales salió a los medios para observar la interpelación al ministro de gobierno Eduardo del Castillo y que este, según Morales, habría sido apoyado por la derecha “…cómo nuestro ministro de Gobierno puede ser apoyado por la derecha, por Creemos y Comunidad Ciudadana”. Mientras que los diputados del MAS aclararon que la oposición no se pronunció, afirmando que no tenían porqué ser usados en una pelea interna del MAS, por lo que el informe del ministro fue aprobado por la mayoría simple del oficialismo. Sin embargo, no debemos olvidar que ese camino de acuerdos con la derecha fue iniciado por Morales luego de las masacres del Porvenir en 2008, para dar gobernabilidad a su gestión, con la modificación del texto constitucional entre 4 diputados.

Esto fue acalorándose en junio del presente, cuando el vicepresidente del MAS-IPSP (Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos), Gerardo García, tildó de “alta traición” al acto de posesión del ministro de planificación, Sergio Cusicanqui, quienes a la hora de jurar no levantaron el brazo izquierdo y solo hicieron la señal de la cruz. En el mismo tono el diputado Héctor Arce, tachó de traidor a Choquehuanca por tener reuniones secretas para hacer su propio partido. La respuesta del otro sector no se dejó esperar con el diputado por Santa Cruz, Rolando Cuellar, quien acusó a García, de traidor, debido a que trabajó con Jeanine Áñez aprobando proyectos en el municipio de Omereque, del cual él fue alcalde, así como la denuncia de posibles narco vínculos que habrían financiado la campaña electoral del MAS. De verificarse esta denuncia el MAS podría perder su personería electoral, cuestión que ya han exigido parlamentarios de Creemos y de Comunidad Ciudadana.

Según militantes de base del MAS la gestión de Arce Catacora ha priorizando gente con profesión, por esta vía ingresa la clase media que ha tenido la posibilidad de estudiar en universidades, o estudios superiores. Mucha de la clase media fue la base social del golpe de Estado en 2019 e históricamente en nuestro país ha realizado su vida trabajando en estructuras del Estado. La clase media generalmente es la base social de la burguesía que recrea ideas liberales y conservadoras, que bajo el mote de “opinión pública”, es dirigida a las y los trabajadores, campesinos y sectores populares.

La postura de Arce Catacora y su gestión de buen economista y administrador del Estado lo está llevando a acuerdos con la derecha no solo en el plano político, sino también, acuerdos en los hechos en la economía. El gobierno consiente del ingreso de crisis económica en el país tomó sus recaudos anteriormente en las empresas estratégicas como BOA o Entel donde cooptó los sindicatos o directamente los hizo desaparecer como sucedió con la federación de ASAANA y los sindicatos de SABSA. Realizó esto atacando los salarios y varios derechos que los y las trabajadoras habían conseguido durante años de lucha contra las trasnacionales que operaban en esas áreas.

La administración estatal expresa de esta manera el sentido común empresarial, que piensa que en épocas de crisis son las y los trabajadores quienes tienen que pagar con despidos, bajos salarios y menores derechos laborales. De forma similar, Arce Catacora y su gestión precarizan los trabajos. La ley 2027 del Estatuto del Funcionario Público es una norma hecha en el periodo neoliberal que ataca los salarios y las organizaciones de los trabajadores y trabajadoras y el MAS en beneficio de su gestión lo utiliza como cualquier burgués liberal.

El proceso de aburguesamiento del MAS se hace también con la participación de dirigentes traidores de la COB y de los movimientos sociales quienes usufructúan de este proceso. La cúpula política del MAS-IPSP opera con libertad en los acuerdos políticos con la derecha golpista no solo en el plano político, sino también en el plano económico.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias