Política Bolivia

ARCE POSESIONÓ ALTO MANDO MILITAR Y POLICIAL

El MAS impulsa la reconciliación con aparatos represivos del Estado

Este lunes, Luis Arce Catacora posesionó a los altos mandos de las FF.AA y de la Policía. Habló de recuperar la confianza del pueblo en estas instituciones y evitó referirse a la demanda de justicia de las víctimas de las masacres del golpe. Pacto social en marcha.

Juana Runa

Militante de la LOR-CI y de Pan y Rosas

Martes 17 de noviembre | 14:57

Foto: Acto de posesión del Nuevo Alto Mando Militar (twitter Luis Arce Catacora. Lucho Arce)

Este lunes, el presidente Luis Arce Catacora, en la llamada “Casa Grande del Pueblo”, mediante Decreto Supremo 4395 llevó a cabo el acto de posesión de los altos mandos que estarán a la cabeza de las Fuerzas Armadas. Son cinco los miembros que fueron posesionados. El General Jaime Zabala es el nuevo Comandante en Jefe de las FF.AA, el General Miguel Ángel Contreras fue posesionado como Jefe de Estado Mayor, le siguen el General Genero Ramos como comandante General del Estado Mayor del Ejército, el General César Vallejos como Comandante General de la Fuerza Aérea y el Contralmirante Javier Torrico nombrado como Comandante General de la Armada.

Posteriormente Arce también nombró nuevas autoridades en el aparato policial. Posesionó al Coronel Máximo Jhonny Aguilera Montecinos como Comandante General Interino de la Policía Boliviana.

De esta manera, a días de haber asumido el Gobierno, Arce y Choquehuanca, ponen en marcha su objetivo ampliamente difundido de avanzar en la construcción de un pacto social con la derecha golpista y para lo cual la “re-instituicionalización” de las FF.AA y la Policía Boliviana cumplen un papel clave. Así y en línea con su discurso conciliador el gran mensaje presidencial es que ambas instituciones deben respetar al Gobierno elegido en las urnas y apegarse a los “mandatos constitucionales”, y les reclamó apegarse a la “disciplina, dignidad e institucionalidad” esperando que no se vuelvan a producir la quema de símbolos nacionales como sucedió con la quema de la wiphala durante el golpe de Estado.

Arce al igual que Evo, siembra confianza en la Policía y las FF.AA.

En el acto protocolar Arce enfatizó que su Gobierno tiene la gran responsabilidad de “devolver a las FF.AA. la institucionalidad que establece la Constitución Política del Estado al servicio del pueblo boliviano”. En su discurso Arce también embelleció a esta institución al recordar a militares nacionalistas como David Toro, Germán Busch y Gualberto Villarroel que habrían surgido de las Fuerzas Armadas y que según él “fueron grande líderes” que habrían estado “en favor de los más humildes”. Sin embargo se le olvidó mencionar que estos “grandes líderes” fueron presidentes y ninguno se atrevió a tocar en forma seria los intereses de la rosca oligárquica minera y que eso solo se terminó cuando la clase obrera intervino el 9 de abril de 1952, transformando el fracasado golpe de Estado del MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario) en una insurrección obrera triunfante.

Arce en su rememoración histórica también olvidó mencionar que todas las masacres sufridas por el movimiento obrero, campesino e indígena, a lo largo de nuestra historia, fueron perpetradas por estas instituciones que todos los gobiernos reformistas buscan “reinstitucionalizar”.

En su discurso, al tiempo que señalaba la necesidad de recuperar la institucionalidad de las FF.AA y la policía, también planteó que su Gobierno tiene el desafío de lograr que el pueblo vuelva a confiar en estas instituciones. Hay que decir que convenientemente Arce evitó referirse expresamente a los asesinatos, las torturas y los vejámenes sufridos por los cientos de detenidos durante el Golpe de Estado del 2019. Esto resulta aún más chocante ya que un día antes de la posesión del Alto Mando Militar y de las nuevas autoridades policiales, el domingo 15 de noviembre, se conmemoró un año de la masacre de Huayllani en Sacaba (Cochabamba) y esta semana (19 de noviembre) se conmemorará un año de la masacre de Senkata.

Con estas palabras lo que busca Arce es recrear la “confianza” del pueblo boliviano en los asesinos de las masacres de noviembre. Lo hace intentando embellecer a estas instituciones reaccionarias de la misma manera que lo hizo Evo Morales en sus 14 años de Gobierno. Recordemos que Evo Morales implementó la Escuela Antiimperialista y estableció el lema “patria o muerte, venceremos”, desarmando y confundiendo a las y los trabajadores y el pueblo cuando estas Fuerzas Armadas “antiimperialistas” decidieron sostener un golpe de Estado anti obrero, anti campesino y anti indígena y al servicio de los intereses imperialistas y oligárquicos del país. Algunos dirigentes del MAS se suman a esta campaña de embellecimiento de estas instituciones represivas. Esto lo vimos, por ejemplo, en las palabras del ejecutivo de la Confederación Sindical Único de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Jacinto Herrera, quien luego del acto de posesión pidió que el lema de “Patria o Muerte, Venceremos” sea repuesto en las Fuerzas Armadas.

Desde la LOR-CI llamamos a las y los trabajadores y al pueblo a no dejarse marear por las edulcoradas palabras de Arce y de los nuevos altos mandos de la Policía y el Ejército, y por el contrario redoblar los esfuerzos y la movilización por juicio y castigo a todos los responsables materiales e intelectuales de las brutales violaciones a los derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad.






Temas relacionados

Luis Arce Catacora   /   Masacre Ovejuyo   /   Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia   /   masacre de Sacaba   /   Masacre de Senkata    /   Golpe de Estado en Bolivia   /   Policía Boliviana   /   Política Bolivia   /   Bolivia   /   Fuerzas Armadas   /   Represión policial   /   Evo Morales

Comentarios

DEJAR COMENTARIO