×
×
Red Internacional

MUNDO OBRERO.El Frente de Trabajadores Nelson Quichillao y la necesaria unidad de acción para enfrentar los despidos en la minería

Se fundó el Frente de Trabajadores Nelson Quichillao (FTNQ). ¿Se convertirá en una alianza meramente electoral al interior de la CTC o avanzará hacia la unidad de acción para enfrentar los despidos en la minería?

Miércoles 11 de mayo de 2016 | Edición del día

Entre los rostros más conocidos que conforman esta agrupación nos encontramos a Cristián Cuevas, ex presidente de la CTC y ex militante del PC, quien rompió con su militancia histórica después del asesinato de Quichillao y el mal resultado de la huelga por el acuerdo marco el 2015, y actualmente actúa desde la Fundación Emerge. A José Mardones, militante crítico del Partido Comunista, dirigente subcontratista de la división norte de Codelco, que agrupa a las cuatro minas de Calama –Ministro Hales, Radomiro Tomic, Gabriela Mistral y Chuquicamata- dirigente de la federación afiliada a la CTC, que organiza a 12.000 mineros y presidente provincial de la CUT. También a Edward Gallardo Bassay, quien fuera el último vicepresidente electo de la CTC, removido luego de que rompiera con el Partido Comunista, vocero del sindicato mayoritario de SCM, de El Teniente, miembro de Alternativa Obrera y además consejero nacional de la CUT. También a Raúl González, de un sindicato minoritario de SCM y director de la CTC.

En su Declaración de Principios fechada, el FTNQ plantea varias cuestiones sumamente relevantes. En relación a su propio surgimiento, señala que el “Frente surge producto de una situación adversa para los trabajadores de la minería condicionada por dos factores principales: Primero, la crisis del precio del metal rojo que ha derivado en despidos masivos, afectando directamente al grueso de nuestras fuerzas, y por otro, la deficiente capacidad de respuesta de la dirección ejecutiva de la Confederación de Trabajadores del Cobre para responder a esta situación, ejemplificada en la incompetente dirección ejercida durante la negociación por el acuerdo marco 2015, que hasta la fecha, ha provocado el peor saldo en toda nuestra historia: Un trabajador muerto sin ningún avance en materia económica y social para el sector”. Agregan que su tarea es “revertir esta situación, promoviendo el cese de la desinformación interna al interior de la CTC, el reposicionamiento de la democracia organizativa y la utilización de los mecanismos de discusión que involucren en el debate y la opinión al conjunto de trabajadores de esta organización, además de acciones en la base sindical en defensa del trabajo mediante la reincorporación de los trabajadores desvinculados, desarrollando negociaciones colectivas sustancialmente exitosas y fortaleciendo la cohesión y unidad del conjunto de los trabajadores de industria, todo esto en función de retomar el rumbo de los fines por los que la CTC fue fundada.” Habla de un antagonismo entre “los trabajadores asalariados y el capital”, del que derivarían las reivindicaciones del movimiento de trabajadores del cobre. Pretende formar una “corriente de opinión” que se proponga hacer valer los intereses de la clase trabajadora con “independencia de los gobiernos de turno”.

El FTNQ es una expresión de la experiencia reciente de los mineros subcontratados con sus dirigentes del Partido Comunista, que controlan el Ejecutivo de la CTC. Sus miembros intentan transformar esa experiencia en una corriente de opinión que desplace a los actuales dirigentes. Sin embargo, si bien, hay ciertas ideas comunes respecto a cómo hacer eso, también hay debates importantes. Según Edward Gallardo, del Sindicato SCM, lo que hay que esperar del FTNQ es “principalmente que impulse el debate abierto y la acción de los trabajadores de base, los únicos capaces de inclinar la balanza a favor de nuestra clase, superando a estas dirigencias burocráticas”.

El FTNQ tiene frente a sí dos alternativas: constituirse en una alianza cuyo fin exclusivo es sacar a unos dirigentes para poner a otros, o transformarse en un verdadero polo de unidad desde las bases subcontratistas, que avance por medio de la acción a superar los métodos burocráticos de organización. Esta encrucijada no es una ocurrencia antojadiza. Recordemos, por ejemplo, que en Calama, Mardones no se ubicó como una clara alternativa a la política del PC al interior de la CTC, que después del asesinato de Quichillao el 24 de julio de 2015, llamó a un “duelo nacional” y a deponer cualquier acción de movilización. Aunque se habían movilizado 20.000 mineros en esa ciudad (más que los afiliados a la federación), después de asesinado Quichillao, los dirigentes locales no supieron desarrollar la acción de las bases.

¿Cambiará eso? Sólo si consecuentemente actuamos con independencia del Gobierno, será posible desarrollar la movilización de base para enfrentar los despidos y las persecuciones en la minería. Es el llamado al conjunto de los miembros del FTNQ: unidad en la acción para frenar los ataques.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias