×
×
Red Internacional

Así lo denunciaron los trabajadores y la familia con mucha bronca y dolor. La empresa, junto al intendente de Juntos por el Cambio, hizo campaña en la planta de Ciudadela al mediodía, mientras 4 horas antes había muerto Mario Ponce por un crimen laboral en la planta de San Justo.

Sábado 6 de agosto | Edición del día

A las 8.10 había fallecido Mario Ponce en la planta de Ipesa San Justo, a quien una máquina de 50 años de antigüedad, lo aplastó y no logró sobrevivir. Los trabajadores lo venían denunciando, ya que esa misma máquina había lastimado a otros trabajadores; la patronal había sacado los switches de seguridad para que la máquina no pare ni un minuto. Por esto fue un crimen laboral: porque era evitable.

Te puede interesar: Otro crimen laboral. Fábrica de silobolsas Ipesa: enorme ganancias para ellos, muertes obreras para nosotros

Con absoluto desprecio a la vida de los laburantes, y al dolor y tristeza que atravesaban sus familiares y compañeros de trabajo, se pasearon los empresarios junto al intendente de 3 de Febrero Valenzuela, de Juntos por el Cambio, al mediodía por la planta de Ipesa Ciudadela haciendo campaña. Los acompañó su equipo de prensa y luego en sus redes publicó su visita a la fábrica "modelo".

La bronca y el enojo recorrió a toda la fábrica, que le hicieron llegar a La Izquierda Diario el video y la denuncia. Mientras se enriquecen con el campo a costa del trabajo y la vida de los laburantes, el cinismo y desprecio tanto de los empresarios de Ipesa como de Valenzuela, de recorrer con sesiones fotográficas mientras hacía pocas horas había fallecido Mario Ponce, con absoluta responsabilidad de la empresa.

Mientras se pasearon con Valenzuela, tuvieron tiempo también, junto a los delegados del Sindicato de hablar de negligencia de Mario tanto a sus familiares como trabajadores de la planta. Una muestra más de que el sindicato y sus delegados lejos estan de levantar las demandas y derechos de los trabajadores.
 

Ipesa es responsable porque no invirtió en maquinaria y puso a trabajar en esa máquina, que ya era denunciada por imperfectos, a los trabajadores reduciendo la rotación de operarios de 3 a 2.

El cinismo y la complicidad de Valenzuela, de posar y subir vídeos en la planta donde hacía unas horas había fallecido Ponce, habla también del desprecio de el y sus ideas, a la vida de los trabajadores.

Como planteó José Esquivel, despedido de IPESA que pelea por su reincorporación, en este mismo diario:
¡¡¡Nuestra vida vale más que sus ganancias!!!
¡¡¡Basta de muertes obreras!!!
¡¡¡Comisiones de Seguridad e Higiene!!!
¡¡¡Justicia por Mario Ponce!!!


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias