×
×
Red Internacional

Estados Unidos. Coaliciones de izquierda y sindicatos movilizaron a 20.000 personas en Nueva York en defensa del aborto

Organizada por una coalición de organizaciones socialistas, sindicatos y grupos de derechos reproductivos y de vivienda, decenas de miles de personas sacaron su rabia a la calle contra la anulación del derecho constitucional al aborto.

Domingo 26 de junio | Edición del día

El día en que nueve jueces (que nadie eligió) del Tribunal Supremo —una banda de misóginos, fanáticos religiosos, racistas de ultraderecha y los más acérrimos defensores del capital— decidieron anular el derecho al aborto, decenas de miles de personas en la ciudad de Nueva York inundaron las calles para expresar su rabia.

Más de 20.000 personas se reunieron en Washington Square Park y marcharon hacia Times Square y Bryant Park, pasando por las oficinas de los funcionarios del Partido Demócrata, las oficinas del Partido Republicano y la Catedral de San Patricio, coreando "not the church, not the State, people must decide their fate" (ni la Iglesia, ni el Estado, el pueblo debe decidir nuestro destino). Contingente tras contingente de manifestantes paralizaron el tráfico a ambos lados de la calle en una ajetreada noche de viernes en Manhattan. Los conductores de camiones que hacían sus entregas nocturnas tocaban el claxon en señal de apoyo y la gente se asomaba a los coches para levantar el puño en solidaridad mientras los manifestantes marchaban entre las filas de tráfico.

La marcha, que salió a la calle sin el "permiso" de la policía de Nueva York y de la ciudad, fue organizada por activistas forjados en el movimiento Black Lives Matter y otras luchas. "¡Nos mantenemos a salvo!", coreaba la multitud, sabiendo que la policía no lo hace. La marcha estaba salpicada de verde, un eco de la marea verde que conquistó el derecho al aborto en Argentina y lo despenalizó en Colombia, México y en toda América Latina. Al menos una docena de manifestantes fueron detenidos por la policía de Nueva York cuando la marcha finalizó en Bryant Park, tras realizar un plantón en uno de los cruces más transitados de la ciudad.

La protesta fue convocada por Left Voice, sitio hermano de la red internacional de diarios La Izquierda Diario, y otras organizaciones como parte de un frente compuesto por grupos socialistas, activistas y sindicatos, incluyendo a varios de los nuevos sindicatos de Starbucks que están sacudiendo el movimiento laboral en todo el país. La fuerte participación de las organizaciones de trabajadores en esta lucha fue una clara declaración de que tenemos un papel fundamental en cualquier movimiento por el derecho al aborto; que la lucha por la justicia reproductiva y contra todos los ataques del Estado requiere la respuesta organizada de los trabajadores, pues son los trabajadores quienes pueden paralizar la economía. Tras la filtración de la decisión, esta coalición decidió que, cualquiera que fuera el día en que se produjera la decisión, saldríamos a la calle para desafiar la prohibición del aborto que está entrando en vigor en muchos estados del país y defender el derecho universal al aborto.

La coalición se organizó en torno a dos principios: el primero, la necesidad de un aborto legal, libre, seguro y gratuito, y el segundo, con la necesidad de construir un movimiento de masas independiente en las calles y en nuestros lugares de trabajo para luchar por ese derecho, un movimiento que no tenga fe en las promesas vacías ofrecidas por el Partido Demócrata o cualquier partido capitalista para proteger el derecho al aborto. A diferencia de tantas otras protestas por el derecho al aborto, ningún político del Partido Demócrata habló y nadie señaló las elecciones como la solución.

La marcha comenzó con una concentración en Washington Square Park, donde grupos socialistas, activistas y sindicalistas de base pronunciaron discursos ante una multitud.

El tema que resonó fue un grito de guerra para todos aquellos que buscan los próximos pasos, que no se conforman con esperar hasta noviembre como nos dicen los demócratas. Personas que saben que esta lucha y el futuro de cientos de millones de personas en todo Estados Unidos están en nuestras manos. ¿Cómo construimos el movimiento que necesitamos para ganar finalmente el derecho al aborto legal, libre, seguro y gratuito? Jimena Vergara, trabajadora de UPS y miembro de Left Voice, habló sobre la necesidad de organizarnos en nuestros lugares de trabajo y comunidades y unir las luchas de una nueva generación de activistas sindicales y de todos aquellos que luchan contra la explotación y la opresión:

Los demócratas no son nuestros amigos en esta lucha. Nuestros amigos son los trabajadores de Starbucks, de Apple, de Amazon, de Chipotle, de Traders Joe’s, que están luchando contra Jeff Bezos y otros multimillonarios para sindicalizarse. Nuestros amigos en esta lucha son las comunidades negras, latinas, palestinas e inmigrantes de todo Nueva York y de este país que se están organizando en sus barrios para conseguir viviendas asequibles, contra la brutalidad policial y mucho más. Queremos un movimiento de masas, independiente del Partido Demócrata, formado por sindicatos, trabajadores, organizaciones comunitarias, estudiantes, feministas y todo aquel que sienta rabia ante este ataque a nuestra autonomía corporal. ¿Se imaginan que pudiéramos hacer una huelga por los derechos reproductivos? ¿No sería hermoso? ¡¿No deberíamos hacer realidad el lema que siempre coreamos: si no lo conseguimos, frenémoslo todo?!

Cuando la marcha terminó en Bryant Park, los miembros de los sindicatos de base y los activistas volvieron a hablar de este tema, pronunciando discursos sobre lo que viene a continuación y cómo podemos aprovechar el poder claramente demostrado en esta marcha para continuar la lucha. Más de mil personas sentadas en el parque corearon: "Huelga, huelga, por el derecho al aborto". Este llamamiento debe ser asumido en toda la ciudad de Nueva York y en Estados Unidos por todas las organizaciones de trabajadores —desde los sindicatos más grandes hasta los nuevos y combativos sindicatos que surgen cada día— y por todos los grupos de activistas y organizaciones comunitarias para hacerlo realidad. Con ese poder, podemos construir un movimiento que consagre en la ley el derecho al aborto libre, legal y seguro a petición.

El hecho de que la decisión de la Suprema Corte de Estados Unidos de anular el caso Roe contra Wade se produjera a pesar del apoyo abrumador al acceso al aborto en todo el país nos demostró que no podemos esperar a que los demócratas o las grandes ONG nos salven de los ataques de la derecha. Las decenas de miles de personas que se manifestaron en la ciudad de Nueva York el viernes demuestran que no es necesario. Podemos luchar por el derecho al aborto y la justicia reproductiva y por mucho más. Ahora es el momento de construir esa lucha.

Esta nota fue publicada originalmente en el sitio Left Voice, parte de la Red Internacional de La Izquierda Diario].


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias