×
×
Red Internacional

En este “dossier”, entrevistamos a distintos periodistas gremiales sobre qué pasa en el mundo sindical. ¿Se vienen recambios? ¿Cómo pega la interna del Frente de Todos? ¿Se rompe la CGT y los sectores críticos pueden tomar medidas? La opinión de Nicolás Balinotti, de La Nación.

Viernes 20 de mayo | Edición del día

LID: ¿Cómo ves la “vida sindical” en estos momentos? ¿Ves procesos de realineamientos o recambios en las conducciones o solo son gestos y lo esencial se mantiene?

El contexto de alta inflación y descontento social podrían agudizar las tensiones entre los sindicatos, las empresas y el Gobierno. Si bien las paritarias están activas, la mayoría de los trabajadores no están alcanzados por esos aumentos. O, si los tienen, son menores a la pauta de referencia de 60% anual que intentó trazar el Gobierno. Se está generando una brecha salarial entre algunas actividades que antes era impensado. No percibo una ola de recambios en las conducciones y los realineamientos se darán con el avance del calendario electoral.

Te puede interesar:¿Vienen recambios en los sindicatos o “sigue todo igual”? Opinan Duarte, Balinotti y Maradei

Nicolás Balinotti, periodista de La Nación
Nicolás Balinotti, periodista de La Nación

LID: De existir, ¿te parece que estas situaciones tienen que ver con la situación dentro del Frente de Todos o expresan también una forma de ubicarse ante el malestar que hay por cuestiones como el salario o las condiciones de trabajo?

La mayoría de la CGT sigue alineada y apoya la gestión de Alberto Fernández, pero la interna del Frente de Todos produjo un quiebre y hay gremios importantes que juegan con el kirchnerismo.

Sucede lo mismo con las dos vertientes de la CTA, que perdieron su perfil de centrales autónomas. Las tres centrales esperan 2023 para definir su posicionamiento en el ajedrez político-electoral. En el sindicalismo no ven posible una reelección de Alberto.

Las tres centrales esperan 2023 para definir su posicionamiento en el ajedrez político-electoral.

LID: La elección de la UOM generó distintos análisis: quienes la vieron como un importante recambio que expresa la interna entre sectores del peronismo y un malestar en algunos gremios; y quienes lo relativizaron marcando la continuidad de muchos sus tradicionales directivos, ¿cuál te parece que tendría que ser la lectura? ¿Ves que está sucediendo en otros gremios?

La llegada de Abel Furlán a la conducción de la UOM no significa que el gremio esté en manos del kirchnerismo. Es la continuidad de muchos de sus tradiciones directivos, aunque con dos salvedades: hay un recambio generacional y debería haber un manejo interno del gremio más horizontal, algo que se le había reclamado a Antonio Caló. La UOM de Furlán mantendrá el pragmatismo de la de Caló y el espíritu negociador. No veo un endurecimiento, salvo en alguna seccional combativa.

Te puede interesar: Declaración. Por salario y trabajo con derechos: necesitamos un Paro Nacional ya

LID: La CGT viene de reunificarse, pero las diferencias entre sus sectores parecen persistir. ¿Ves posibilidades de rupturas, o medidas de fuerza encabezada por los sectores críticos?

La CGT funciona virtualmente dividida. La voz cantante la siguen teniendo "los Gordos" de los grandes gremios de servicios, que se ven permanentemente desafiados por la agenda propia que intentó colar Pablo Moyano. Hay una tensión permanente, pero saben que la ruptura ahora no les sirve a ninguno de los sectores en pugna.

Hay una tensión permanente, pero saben que la ruptura ahora no les sirve a ninguno

LID: Esta situación social y laboral que genera malestar, en un marco de tensiones dentro de las conducciones sindicales, ¿abre la posibilidad de que se presenten o surjan otras alternativas que no responden a ellas o “está todo bajo control”?

Se está repitiendo que la oposición en los gremios se da por un quiebre en el oficialismo y no por un descontento surgido de las bases. Hubo peleas en las cimas de Gastronómicos, Judiciales y pasa en Camioneros. Pero no percibo que los históricos releguen por ahora su poder. Las otras alternativas que podrían fortalecerse en tiempo de crisis son los movimientos sociales o piqueteros, quiénes a veces cuestionan al sindicalismo tradicional por su pasividad y lo empujan a una reacción que a veces no llega.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias