×
×
Red Internacional

OPINIÓN EN TRIBUNA ABIERTA.Ante la política del olvido, la política del recuerdo

Tras haber vivido un golpe de estado juntos, tras haber llorado la impotencia de las familias al haber perdido a sus seres queridos en manos de balas militares, tras ser criminalizados por salir a las calles poniendo en evidencia las injusticias, los saqueos y nuestras exigencias, es necesario recordar que todo esto ya lo hemos vivido antes.

Ana Fernanda León#YoCorresponsal

Jueves 6 de agosto de 2020 | 13:45 | Edición del día

Compartimos una historia compleja, llena de peleas, llena de alegrías, llena de dolor, llena de esperanza. Nos persiguen fantasmas del pasado, aquellos que han sido acallados por pactos para olvidar que las dictaduras y todos aquellos sometimientos que hemos vivido y vivimos. Los atropellos a nuestra vida y la de nuestros seres queridos y compañeros han sido una constante en nuestro devenir histórico de explotación.

Nuestras culturas diferentes nos dan el ritmo de una danza compleja que bailamos desde hace años, nuestros idiomas diferentes hacen que busquemos comprendernos de todas las maneras posibles, incluso utilizando idiomas no propiamente nuestros. Aun así, seguimos, a pesar de todo, construyendo un camino, construyendo-nos y deconstruyendo-nos. Aun así, seguimos, a pesar de todo, viendo repetidamente como la burguesía constante y sistemáticamente se alinea con diferentes partidos políticos y jefes de sindicatos, traicionando a nosotros y nuestros intereses como trabajadores.

Te encuentras en un mundo que espera de ti, tu materia prima. El recurso necesario, junto a tu trabajo, para engordar al capital. Sin embargo, ¿qué vas a hacer? Pareciera inscrito en tu destino estar dispuesto a la explotación y alienación. Pareciera ser tu camino bailar en el ritmo que impone el norte del hemisferio. Pero ¿será que tienes el gen rojo o negro, entre otros genes, de esos que la eugenesia ha intentado eliminar para romper con ese destino fatal?

Con Hitler se ha globalizado esa política del terror, una política basada en una ideología que defiende una supuesta supremacía de una raza sobre otras, un pensamiento sobre muchos otros. Esta política ha sido apropiada, incluso en estos lugares del hemisferio donde nadie pensaría que podría llegar. Sin embargo, aquí está, presente, todavía latente, ocupando espacios importantes en la política actual, en las calles, visible en la brutalidad de la policía al accionar, en la represión a los mapuches, entre la represión a los marchistas negros o de “otros colores”, criminalizando demandas de trabajadores, quienes representan una mera inferioridad para esos que detentan el poder y el capital. Y ¿qué es después de todo la nación? Este constructo que da impunidad a quienes “luchan” por “ella”.

Me alegra recordar que para nosotros no existen naciones, que nos reconocemos fuera de ese marco tan pequeño. Me alegra ver que llevas en ti una cierta solidaridad que se expresa en tu manera de pensar, en tu inconformidad y tu accionar. Hoy te escribo porque te veo con ganas de organizar, de organizar-te. Porque ves en la lucha sindical una forma de liberarte, de liberar-nos. Es verdad que nos han colonizado, no sólo una vez, si no permanentemente, con el objetivo único de dominarnos y desposeernos. Hoy te festejo a ti, no a Bolivia, no a cualquier otra nación, porque las fronteras dividen y facilitan nuestra dominación. Hoy festejo y decido recordar, ya que tengo esperanzas en nosotros, en nuestra capacidad y nuestras ganas de libertad. Porque ya hemos abortado el miedo muchas veces, porque ya hemos abortado a la república y porque todavía podemos abortar a esta plaga neoliberal y su hegemonía global.

Hoy te escribo pensando en nuestros compas trabajadores ya que lo estamos perdiendo todo. Recordando que ante una situación de crisis como la que atravesamos, la única beneficiada históricamente es la burguesía quien no tiene fronteras ni una única nación. Porque se han adueñado del miedo para gobernarnos con su ideología, como lo han hecho en anteriores crisis, y porque escuchamos en las calles a esos fantasmas reproduciendo con una voz muy viva que el fascismo vive y vemos políticas estatales que lo muestran con claridad. Hoy te recuerdo a todas aquellas mujeres quienes han sufrido y sufren con sus cuerpos y existencias la política de la violencia y la subordinación. Del abuso sistemático de su condición de clase y género. Poniendo también en este recuerdo, a la religión, que ha sido una herramienta clave para dicha dominación y sometimiento. Que, gracias a su aprovechamiento del miedo, ha sabido dar la bendición a esa burguesía que ha asesinado, torturado y violado a quién se le haya metido en paso.

Comparto como tú, la idea que la consciencia y la organización nos puede permitir romper la cadena interminable que cargamos desde el pasado. Por eso hoy recuerdo, hoy te recuerdo, te festejo y no olvido.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias