Géneros y Sexualidades

PRONUNCIAMIENTO

Pan y Rosas: #NiUnaMenos ¡Ni un minuto de silencio, toda una vida de lucha!

Compartimos en conmemoración al 25 de Noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el pronunciamiento de Pan y Rosas.

Sábado 24 de noviembre de 2018 | 10:51

Las mujeres venimos organizándonos en todas partes del mundo, en defensa de nuestros derechos y por avanzar hacia mayores conquistas. Las movilizaciones NiUnaMenos, presentes en distintos países, así como más recientemente las mujeres en Brasil que salieron a manifestarse contra Bolsonaro al grito #EleNao, dan muestra de que hay una gran fuerza emergente dispuesta a no retroceder.

Hoy más que nunca, hace falta que esa fuerza crezca para cuestionar el avance de la ultra derecha en la región, que ha tenido como máximo ejemplo la elección de Bolsonaro como presidente en el hermano país; un candidato abiertamente machista, misógino, homo/lesbo/transfóbico, racista y anti obrero, casado con las iglesias evangélicas, quien ha despertado simpatía de sectas religiosas y varias de las llamadas “Plataformas Ciudadanas” de nuestro país.

En Bolivia, el continente y el mundo, las mujeres recibimos un nuevo Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer (25 de noviembre), con más fuerza para luchar, advertidas de que se han envalentonado por dicho avance regional de la ultra derecha, sectas religiosas, anti derechos de las mujeres y de la comunidad LGTBI, que gracias al gobierno del MAS siguen influyendo sobre el Estado. Recibimos esta fecha con la mirada fija en hacer frente a la opresión machista, racista y la explotación capitalista, que nos consume la vida imponiendo una cadena de violencia que va desde los insultos, golpes y violaciones, hasta el último eslabón que es el feminicidio, que solo en lo que va de este 2018 ha cobrado la vida de más de 92 mujeres. Recibimos este día denunciando que violencia también es la que ejerce este Estado con la penalización del aborto, que cada año en el país arrebata la vida aproximadamente 480 mujeres, haciendo víctimas acentuadas a las mujeres más pobres que no pueden pagar el negocio médico de un aborto seguro. Y por último, conmemoramos este importante día sabiendo que la violencia sobre las mujeres, no está solo en lo fijado por las agendas de género institucionales, sino también en lo que ocurre en los territorios indígenas contra las mujeres que resisten al capitalismo extractivista, con las mujeres trabajadoras que son doblemente explotadas por este sistema de hambre y miseria en las fábricas y centros mineros del país.

Denunciamos que toda esa cadena de múltiples violencias, es protagonizada, alentada y encubierta por el Estado. El gobierno del MAS, así como todos los partidos de derecha que están en campaña prematura desde hace un año, solo han dado continuidad a un sistema que nos ataca día a día, sosteniendo políticas contra los sectores vulnerables en su conjunto, dentro los cuales las más violentadas son las mujeres, pero además negándose a dar respuestas efectivas para prevenir y combatir la violencia machista en sus expresiones más cotidianas. La Ley 348, solo es un papel mojado frente a la falta de presupuesto, de capacitación y la realidad estructural de la justicia boliviana, impregnada de corrupción y solo accesible a quienes pueden pagar sus altos precios. Se continúa re-victimizando a las mujeres que han sufrido violencia y a las familias de víctimas de feminicidio, aumentando su dolor frente a sus ya crueles pérdidas.

Sumando a ello, altos representantes del gobierno y la oposición, están vinculados a Iglesias con quienes sostienen compromisos políticos que se estrellan directamente contra nosotras la mujeres, las lesbianas, los gays, transexuales, transgénero y las más vulnerables, exponiendo así que no existe en los hechos un Estado Laico.

Hoy, por todo ello manifestamos que ningún partido político, ni de la nueva derecha masista ni de la vieja oposición, nos representa, pues para sus campañas electorales nosotras no representamos más que números y promesas demagógicas, si es que no sostienen entre manos planes y campañas contra lo ya conquistado, tal como Victor Hugo Cárdenas, que marchó junto a la secta infame de “ConMisHijosNoTeMetas”.

Desde Pan y Rosas, planteamos la necesidad de organizarnos con independencia política de todas esta variantes burguesas, frente a la impunidad de los feminicidios, por justicia para nuestras muertas, por la legalización del aborto y nuestro básico derecho a decidir, por la defensa de los derechos de la comunidad LGTBI y todos los sectores oprimidos, por la separación efectiva de la Iglesia del Estado, por nuestros derechos como mujeres trabajadoras frente a la explotación que recae con más dureza sobre nosotras. Nada de ello no será una concesión, pues todo lo obtenido hasta el día de hoy se ha arrancado a punta de lucha: necesitamos organizarnos con una fuerza tan grande que logre imponer esto en las calles, las universidades, las escuelas, los sindicatos y todos los espacios donde pisemos.

Compañera, ¡te invitamos a organizarte junto a nosotras!






Temas relacionados

feminicidios   /   25 de Noviembre   /   Bolivia   /   #NiUnaMenos   /   Día de lucha contra violencia hacia las mujeres   /   Pan y Rosas   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO