Mundo obrero EE. UU.

MOVIMIENTO LABORAL en EE. UU.

Estados Unidos: maestros de West Virginia muestran cómo luchar contra leyes antisindicales

El caso Janus vs. AFSCME, que ahora se discute en el Tribunal Supremo, representa el último de una serie de ataques de los patrones contra los sindicatos del sector público. Sin embargo, la huelga dirigida por los valientes maestros de West Virginia demuestra que los empleados públicos pueden luchar y ganar, incluso en las condiciones más adversas.

Robert Belano

Washington

Martes 6 de marzo | 09:13

1 / 1

Desde la aprobación de la Ley 10 de Wisconsin en 2011, que puso fin a casi todos los derechos de negociación colectiva para los empleados públicos del estado, los patrones han tomado la ofensiva contra los sindicatos en todo EE. UU. Y les han otorgado una pérdida tras otra. Estas derrotas han incluido nuevas leyes de Derecho al Trabajo en Indiana, Michigan, Wisconsin y Virginia Occidental y potencialmente pronto en Missouri. Esta semana marca la última pelea entre los sindicatos y el estado ya que los argumentos orales para Janus vs AFSCME han comenzado en la Corte Suprema. La apuesta segura es que los sindicatos recibirán otro gran golpe a menos que se organice una gran lucha, rápidamente.

Lo que está en juego en el caso de Janus es la principal fuente de financiamiento para todos los sindicatos del sector público -en las cuotas sindicales y las llamadas cuotas de "participación justa" pagadas por los miembros del sindicato - de los EE. UU. Según la ley actual, un sindicato no puede obligar a un trabajador a contribuir con cuotas de membresía, pero puede requerir que pague una tarifa de "participación justa", aparentemente para cubrir el costo de negociar un contrato y representar a los trabajadores.

Los patrones, quienes gastaron 80 millones de dólares para financiar instituciones como la Red de Policía Estatal y una red de al menos 66 asesores expertos en todo el país para encabezar el asalto a los sindicatos, están luchando para prohibir las tarifas obligatorias de "participación justa". Los donantes e institutos de derecha detrás de la demanda Janus afirman que se trata de libertad de expresión; los trabajadores, según dicen, deberían poder decidir si quieren que los sindicatos negocien en su nombre para cosas tales como salarios más altos o beneficios mejorados y atención médica.

No hace falta decir que esto es completamente cínico. A los empleadores no les importa la "libertad de expresión" de sus trabajadores, sino que desean atacar uno de los últimos bastiones, aunque debilitado, del poder sindical. El sector público tiene un 34 por ciento de sindicalizados en todo el país. Esta es una tasa relativamente fuerte en comparación con la insignificante tasa de 6.5 por ciento en el sector privado. El intento de derrotar a los sindicatos del sector público de una vez por todas tiene, por lo tanto, al menos tres funciones: recortar los salarios de todos los trabajadores estatales y federales para reducir aún más los impuestos a los ricos, presionando a la baja los salarios de los trabajadores en todas las industrias, y finalmente, sirviendo para lanzar un ataque hasta el último de los sindicatos del sector privado.

La ofensiva Janus contra los sindicatos está respaldada por multimillonarios conservadores como Dick Uihlein, quien ayudó a financiar la campaña del gobernador de Wisconsin Scott Walker, el arquitecto de la ley antisindical Ley estatal 10 y la legislación del Derecho al Trabajo. Estas leyes dieron como resultado una disminución del 6 por ciento en la membresía sindical en el estado y un recorte de 10,000 dólares en el salario promedio del maestro. El efecto sobre la clase trabajadora se extendió desde lo público hacia lo privado y los trabajadores experimentaron salarios estancados, beneficios reducidos, mayor "flexibilidad" y peores condiciones en general. En los 28 estados de derecho al trabajo del país, los trabajadores tienen 49 por ciento más de probabilidades de morir en el trabajo.

La rebelión de los trabajadores de Wisconsin en 2011 y las huelgas impresionantes de los maestros de West Virginia que han tenido lugar durante la semana pasada muestran ahora la manera de luchar contra este asalto legalista antisindical. Mientras que el modelo de organización empresarial-sindical -un modelo en el que la membresía se reduce a cotizantes pasivos que reciben "servicios" de la burocracia- ha traído frecuentes derrotas, las victorias pueden ganarse a través de una lucha de clases organizada y militante, como los maestros de West Virginia están tratando de demostrar.

En Wisconsin, cientos de miles se movilizaron y ocuparon el Capitolio en Madison por semanas. El movimiento se radicalizó a medida que crecía e incluso se convocó a una huelga general de una Federación estatal del Trabajo. Desafortunadamente, la causa fue traicionada por líderes sindicales y los políticos del Partido Demócrata, que desviaron con éxito el poder a una ineficaz campaña de destitución contra el gobernador republicano Scott Walker.

En la Virginia occidental del derecho al trabajo, las escuelas de los 55 condados siguen ilegalmente en huelga incluso después de que la burocracia sindical llamara a finalizar el paro con un aumento del 5 por ciento, y con pocos logros sobre la atención médica. Están violando la ley y ganando, al igual que prácticamente todos los empleados del sector público han tenido que hacer en un momento u otro para obtener el reconocimiento sindical. Del mismo modo, si Janus se convierte en la ley de la tierra, esa es solo otra razón para que los trabajadores peleen, a pesar de que las leyes y los liderazgos están en su contra. Los tribunales no son el terreno de la clase trabajadora, sólo en el lugar de trabajo y en las calles tenemos una oportunidad.

Al mismo tiempo que luchamos contra los ricos y la injerencia del estado en nuestros sindicatos y defendemos nuestros sindicatos con huelgas y movilizaciones, también debemos luchar para democratizar nuestros sindicatos y cortar la relación parásita entre la clase trabajadora y los demócratas. Los demócratas sostuvieron la Cámara de Representantes, el Senado y la Casa Blanca durante los primeros dos años de la presidencia de Obama, y no hicieron prácticamente nada por la clase trabajadora. No se impulsó el aumento al salario mínimo, se siguieron negociando acuerdos de libre comercio y se abandonó rápidamente una propuesta de opción de salud pública. Aun así, los líderes sindicales se negaron a aprender de sus errores y contribuyeron tan sólo con 132 millones de dólares durante las elecciones de 2016 para los Super PAC conectados con el Partido Demócrata.

Los burócratas que lideran los sindicatos más grandes del país afirman que requieren cuotas y honorarios para representar a sus trabajadores. Pero no han logrado organizar ni siquiera una defensa mínima de los salarios y beneficios de los trabajadores en los últimos años. Mientras tanto, han seguido percibiendo salarios de seis cifras, mucho más que el ingreso promedio de los trabajadores cuyos intereses supuestamente representan.

Debemos luchar para defender nuestros sindicatos después de Janus, pero no debemos hacernos ilusiones en el sistema judicial, un sistema que favorece inherentemente a los empleadores. En cambio, debemos llevar las peleas a nuestros lugares de trabajo y a las calles. La izquierda debería llamar a los sindicatos a organizar una gran campaña contra los ataques al estilo de Janus, con huelgas y acciones directas. De hecho, una de las razones principales por las que la derecha ha podido avanzar tan fácilmente ha sido la falta de voluntad de los líderes sindicales para contraatacar.

Históricamente, los trabajadores estadounidenses han sufrido como resultado del sistema político bipartidista que está dominado por políticos ricos al servicio de sus ricos patrocinadores. Sería un gran paso adelante para la clase trabajadora rechazar la política burguesa todos junto y formar nuestro propio partido político, uno que esté arraigado en la lucha de clases, la participación democrática y la solidaridad. Tal partido lucharía por un gobierno verdaderamente representativo de la gran mayoría, un gobierno obrero que pone a las personas por encima de las ganancias.

La densidad de los sindicatos y la frecuencia de las huelgas se encuentran en mínimos históricos en este país, una realidad que envalentona los intereses corporativos para tratar de robar aún más. Al mismo tiempo, los valientes maestros en West Virginia están demostrando que los trabajadores tienen poder, pero tenemos que usarlo. El poder de la clase obrera organizada no se deriva de las protecciones legales otorgadas por la ley, sino a través de la confianza, la solidaridad y la voluntad política de los trabajadores en lucha. Para mantener el poder que aún tienen los sindicatos, y para extenderlo, tenemos que limpiar la casa de esos burócratas que preferirían mucho más una cena con políticos que un día en el piquete de huelga.

Artículo publicado en Left Voice el 5/03/18
Traducido por Raúl Dosta






Temas relacionados

Mundo obrero EE. UU.   /   Burocracias sindicales    /   Maestros   /   Movimiento obrero   /   Sindicatos   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO