Política Bolivia

BOLIVIA

La sequía acaba con la vida de cientos de animales y pone en riesgo la supervivencia de comunidades indígenas y campesinas

La sequía en la región no da tregua: cientos de cabezas de ganado murieron en el Chaco, el agua del TCO Turubó en la Chiquitanía se agota y ahora se secó la laguna Concepción en Santa Cruz y cientos de peces y reptiles murieron. Es un crimen social y ambiental. Basta de impunidad al servicio de los grandes negocios capitalistas del Estado y las transnacionales.

Dalila Fabreger

Militante de Pan y Rosas

Domingo 15 de noviembre | 10:53

Según la Organización Mundial Meteorológica (OMM – WMO) y las previsiones de tendencia de ocurrencia del fenómeno de La Niña para el periodo primavera-verano en el hemisferio sur, este sería el primero de un ciclo de cinco años de tendencia seca en la región, por lo que es sumamente preocupante constatar los estragos que está causando la sequía en este primer año. Hablamos de una crisis más que se suma a las crisis sanitaria y económica que están en curso y que están afectando muchísimo a las poblaciones rurales del país.

Según testimonios de pequeños y medianos productores ganaderos del Chaco, esta es una de las sequías más fuertes que les ha tocado vivir y ya han registrado muchas bajas de ganado, la pandemia les ha impedido vender a sus vacas antes de que la crisis empeore y el estado del ganado es lamentable por la falta de forraje. Es una tragedia a ambas partes, tanto para los productores como para los animales, que son los principales afectados por la crisis climática desencadenada por el capitalismo voraz.

Testimonio de Angelino Garay, Presidente de la comunidad de Capirenda (Video y Reportaje de Nativa)

Pero esta terrible situación no se limita solamente al Chaco, sino que se extiende a otras regiones del país, sobre todo en el oriente. Zonas que se caracterizaban por ser naturalmente húmedas, como el pantanal, han sufrido una escasez preocupante de agua. El pantanal es el humedal más grande del mundo, pero ahora donde antes se veía extensísimas llanuras cubiertas de agua, solo se ven pequeñas lagunas.

Testimonio de Daniel Coca, Ganadero (Video y Reportaje de Nativa)

A esto tenemos que sumar otra catástrofe: la laguna Concepción, uno de los sitios Ramsar [1]de nuestro país, perteneciente al área protegida municipal de Pailón, se ha secado, dejando a cientos de peces y reptiles muertos. La laguna concepción era una de las joyas naturales de la región de la Chiquitanía, era una hermosa laguna constituida por un impresionante espejo de agua de 70 Km., en la que, además de los peces y reptiles, se observaba una gran variedad de aves acuáticas. El problema es que, al ser una zona productiva, el agua que nutre a la laguna ha sido desviada por los agricultores para regar sus sembradíos y muchos de estos desvíos son para nutrir a las grandes haciendas.

Peces muertos por sequedad de laguna. Foto: Redes

Esto ha sido denunciado por el TCO (Territorio Comunitario de Origen) Turubó Este, en la zona de San José de Chiquitos, donde los habitantes del lugar se han quedado sin agua ante la terrible sequía y, según los comunarios, el problema radica en el aprovechamiento que realizan algunos hacendados, quienes han desviado el cauce natural del río para alimentar los atajados que sirven para el consumo de su ganado; los comunarios han debido devolverle el cauce al río con sus propias manos.

Ante esta situación, denunciamos que es un crimen que se deje sin agua a comunidades y animales para beneficio de terratenientes y denunciamos a las autoridades que son responsables de permitir estos avasallamientos. Su indiferencia es una clara prueba de que responden a los intereses de los terratenientes y la agroindustria. ¡No podemos seguir permitiendo que esto suceda con impunidad! ¡Los crímenes ambientales deben ser sancionados!

Esta sequía también es producto de los incendios que vienen asolando estos territorios desde el año pasado hasta hoy, que sabemos que son a causa de los decretos que se han lanzado para favorecer a la agroindustria y los grandes negocios capitalistas. Sabemos quiénes son los responsables de esta situación: el Gobierno de Evo Morales, el Gobierno de Jeanine Áñez y los agroempresarios.

Comunarios restablecen el cauce del río. Foto: El Deber

Estamos viviendo un crimen ambiental y social: miles de animales están muriendo por los incendios, por la sequía y por la contaminación; cientos de comunidades indígenas y campesinas se están quedando sin recursos para vivir y miles de hectáreas de bosques son sacrificadas cada día por la voracidad capitalista de unos cuantos empresarios. No podemos seguir permitiendo esta situación, debemos poner en marcha un plan de lucha, desde las y los trabajadores del campo y la ciudad junto con el movimiento indígenas y campesino, que realmente de una respuesta a esta grave crisis ambiental, y esto solo puede hacerse cuestionando las mismas bases del capitalismo criminal.

Leé también Pandemia y despojo: los pueblos indígenas ante un desafío estratégico






Temas relacionados

TCO Turubó    /   Jeanine Áñez   /   chiquitanía   /   agroindustriales   /   Trasnacionales   /   Deforestación   /   Política Bolivia   /   Bolivia   /   Chaco   /   Evo Morales

Comentarios

DEJAR COMENTARIO