Política Bolivia

TRIBUNA ABIERTA

Ismael Marquina: el policía que no se amotinó

Marquina como lo conocen los pobladores de Chimoré municipio del Trópico de Cochabamba, salió a la luz pública a finales del mes de octubre de 2019. Se negó a participar del motín policial y hoy 20 de marzo se cumplen 4 meses de su detención en la cárcel de máxima seguridad del El Abra.

Daniel Soliz

Ex Dirigente Universitario

Viernes 20 de marzo | 08:34

Marquina como lo conocen los pobladores de Chimoré municipio del Trópico de Cochabamba, salió a la luz pública a finales del mes de Octubre de 2019 comandando los bloqueos en la carretera principal al Oriente del País, ante la amenaza de grupos paramilitares como la Unión Juvenil Crucecita y la Resistencia Juvenil Cochala de trasladarse a la sede de gobierno para tomar físicamente la Casa Grande del Pueblo y consolidar el Golpe de Estado que se gestó días más tarde con el amotinamiento de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Ismael Marquina era Sargento Segundo en el Grupo Especial de Acción y Reacción DELTA, a la vez era presidente de las Juntas Vecinales del Distrito 1 de Chimoré. Pese a las aclaraciones públicas de que su participación en el bloqueo de Chimoré fue en calidad de dirigente y lo realizó fuera de horas de trabajo, precisamente en sus días de descanso de la institución verde olivo, el entonces Comandante Departamental Raúl Grandi presionado por sus colegas amotinados instauró un proceso disciplinario al interior de la policía en contra de Ismael Marquina.

“Positivo Motín Policial KL-24, Cochabamba 308…” fue el código policial para confirmar que a 17 días de la movilización de “las pititas”, el 8 de noviembre de 2019 en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales los uniformados de esta institución se revelaban al orden constitucional y se ponían en contra de las mayorías populares de este país. Fue en este suceso que el Sargento Marquina se negó a traicionar a sus principios ideológicos y a su pueblo participando de ese Motín que inició en el Departamento de Cochabamba y luego se generalizó en todo el país.
Fruto del Motín Policial se realizó la destitución del Comandante Raúl Grandi y se designó a Coronel Jaime Zurita como nuevo Comandante Departamental de la Policía en Cochabamba. Este despacho juntamente con el Ministerio Público en representación de la Presidenta transitoria Jeanine Añez, dieron inicio con los procesos penales en contra del sargento acusándolo de los delitos de Tráfico de Armas y Fabricación, Comercio o Tenencia de Sustancias Explosivas Asfixiantes.

El 19 de noviembre Marquina es aprehendido y remitido a la FELCC por sus mismos colegas policiales a quienes los acusó de sembrarle pruebas y mofarse de su condición de perseguido político. Posteriormente el 20 de noviembre en el Juez que lleva el caso determino detención preventiva de 4 meses en la cárcel de máxima seguridad del El Abra del Departamento de Cochabamba.

Este viernes 20 de marzo el Ismael Marquina cumple 4 meses de una detención injusta, la fiscalía, como en todos los casos de Persecución Política no ha podido establecer con claridad las supuestas pruebas que lo implican en los delitos por lo que es acusado.

Ismael Marquina es uno de los más de 20 presos y perseguidos políticos en Cochabamba, fruto del golpe de estado propiciado contra los movimientos sociales de este país.

¡Libertad para los presos políticos!






Temas relacionados

Golpe de Estado en Bolivia   /   Política Bolivia   /   Bolivia   /   Cochabamba   /   Motín policial   /   Presos políticos   /   Policía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO