Gustavo Vera

OPINIÓN

¡Troskos del demonio!

Guillermo Iturbide