Economía

SALVATAJES

Coronavirus: los Estados aportan millones para salvar a las grandes empresas

En varios países centrales anunciaron paquetes de estímulo financiero, ayudas a compañías y rebaja de impuestos. Los empresarios quieren preservar sus ganancias mientras las mayorías populares intentan sobrevivir.

Martes 17 de marzo | 23:30

El coronavirus se expandió a nivel mundial y se estima que la economía se desacelerará. Varios Estados anunciaron medidas destinadas a salvar a las grandes empresas. Ante la crisis, ¿qué medidas concretas habrá para los trabajadores y los sectores populares? La respuesta tiene sabor a poco.

La definición de Karl Marx en el Manifiesto Comunista sobre el Estado moderno es muy clara: “una junta que administra los negocios comunes de la burguesía”. Veamos.

En Estados Unidos el Gobierno propuso al Congreso un paquete de estímulo financiero de U$S 850.000 millones, según confirmó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. Medidas que incluirían ayuda a las empresas y a las aerolíneas, y aportes directos a la población.

Te puede interesar: Crisis económica mundial: ¿escaparán los “espíritus subterráneos”?

Mnuchin adelantó que incluirían en la propuesta el recorte de las cargas laborales para las empresas, es decir beneficios impositivos, según publicó el diario The New York Times.

También habrá una ayuda de U$S 50.000 millones para la industria de las aerolíneas. El sector pidió subvenciones, garantías de préstamos y desgravaciones fiscales, además se evalúan ayudas financieras para la industria de cruceros.

La Reserva Federal anunció que comprará deuda de corto plazo de empresas luego de haber anunciado la semana última la inyección de U$S 1,5 billones, y otros U$S 700.000 millones el domingo a través de la compra de títulos públicos.

En tanto, en el Estado Español el presidente, Pedro Sánchez, anunció este martes que se destinarán 200.000 millones de euros, casi un 20 % del PIB, para contrarrestar los efectos económicos de coronavirus; y 100.000 millones de euros se pondrán a disposición de las empresas. También el Consejo aprobó avales adicionales por 2.000 millones de euros para las empresas exportadoras.

Te puede interesar: ¿Quién pagará la crisis económica y social del coronavirus?

En Italia se suspendieron los impuestos y contribuciones para las empresas que facturan hasta dos millones de euros. Además, habrá un apoyo especial a los sectores más golpeados, como el del turismo o la hotelería, y habrá crédito para las empresas. Se calcula un paquete de 25.000 millones de euros para el sistema económico italiano.

En Francia el Gobierno aprobó un paquete de rescate de 45.000 millones de euros para evitar quiebras de empresas, de ese monto la mayoría se utilizará para cancelar las contribuciones a la seguridad social y los impuestos. El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, afirmó "no dudaré en emplear todos los medios a mi alcance para proteger a las grandes empresas francesas" y no descartó las nacionalizaciones “si fuera necesario".

En tanto, el periodista Martín Wolf en su columna publicada en el diario Financial Times afirmó “en la guerra, los gobiernos gastan libremente. Ahora, también, deben movilizar sus recursos para prevenir un desastre. Piensa en grande, actúa ahora. Juntos”. Wolf sugiere a los Estados que coordinen, no es momento de disputas. Pero la coordinación no es para mejorar la calidad de vida de las mayorías que no tienen acceso a agua potable o viven en condiciones de hacinamiento o en las calles, o para los trabajadores precarizados que seguramente perderán sus empleos por la crisis, sino que apuntan a evitar que las compañías pierdan.

Este accionar no es nuevo. En la crisis de 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers se realizaron semi nacionalización de bancos, financieras, aseguradoras, y algunas empresas, pero para los trabajadores la vida fue terrible. Los Estados salvaron al capital financiero con los fondos aportados por los contribuyentes (en su mayoría viene de los trabajadores y sectores populares) mientras quedaron en la calle millones por las deudas hipotecarias. En una segunda etapa de la crisis hubo salvatajes de las deudas públicas de varios países que tenían de acreedores a los grandes bancos de los países europeos más fuertes. Estos rescates aumentaron la deuda de los Estados, que derivó en más ajuste (reformas, privatizaciones), recortes presupuestarios como en salud y en los ataques directos sobre los trabajadores.

Las consecuencias brutales sobre las mayorías están a la vista. Por ejemplo, Italia adelantó que en la región del Piamonte por el “colapso sanitario” no podrían atender a los mayores de 80 años que tienen “escasas posibilidades de sobrevivir”.

Te puede interesar: Coronavirus y barbarie capitalista: en Italia eligen quién vive y quién muere

En Argentina el presidente de FCA Automobiles Argentina, Cristiano Rattazzi , en el medio de la crisis sostuvo que “habrán algunos que necesiten subsidios, pero ayuden a la gente a ganar plata haciendo cosas útiles para ellos y el país. El coronavirus sería un momento épico que podríamos tratar de usar porque hay que buscar hacer algo diferente porque así no vamos a ningún lado". Poco le importa al empresario si las mayorías llegan a fin de mes, y mucho menos como viven. Casi el 30 % (según datos UCA) no accede a una vivienda adecuada tanto por sus materiales, espacio o disponibilidad de servicio sanitario, algo esencial para prevenir el contagio del Covid 19. Los capitalistas sólo miran sus números.

Una salida de otra clase

Las consecuencias de la crisis no se pueden descargar sobre los trabajadores y sectores populares. Se necesitan medidas urgentes como que los Estados garanticen la distribución gratuita de todo lo necesario para que se detecte la infección, centralización de todo el sistema de salud, que incluya los laboratorios, clínicas y hospitales privados, bajo gestión pública y control de trabajadores y especialistas.

Prohibición de despidos y licencias con goce de sueldo al 100 % para todos los trabajadores, incluyendo los precarios o inmigrantes.

Los recursos están, hay que subir los presupuestos de salud y asistencia social, sin pagar la deuda y aplicar impuestos progresivos y extraordinarios a los grandes capitalistas. Estas son algunas medidas esenciales de un plan de conjunto para que las mayorías populares no vuelvan perder ante esta catástrofe que nos amenaza.

Te puede interesar: Frente al coronavirus y la crisis de la salud pública: ¡nuestras vidas valen más que sus ganancias!






Temas relacionados

Coronavirus   /   Reserva Federal   /   Crisis    /   Lehman Brothers   /   Italia   /   Bancos   /   Internacional   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO