Internacional

PALESTINA

Al menos tres muertos por represión del Ejército israelí a manifestantes palestinos en Gaza

Al menos tres palestinos murieron este viernes, uno de ellos menor, y más de 600 resultaron heridos por la brutal represión del Ejército de Israel a manifestantes en la Franja de Gaza.

Viernes 8 de junio | 11:29

En un nuevo viernes de protestas del pueblo palestino el Ejército de Israel reprimió brutalmente a los manifestantes en la Franja de Gaza dejando al menos tres muertos, uno de ellos menor, y al más de 600 heridos.

El fallecido de 15 años fue identificado como Hayzam al Jamal, que recibió un disparo en Jan Yunes, uno de los cinco puntos donde se desarrollan protestas junto a la línea divisoria, informó en un comunicado el portavoz del Ministerio de Sanidad palestino, Ashraf al Qedra.

El joven de 24 años Zeyad al-Briem también murió en la localidad de Jan Yunis, y el tercer fallecido es Emad Darabieh, de 26 años, que fue herido en Yabalia, en el norte del enclave, y no sobrevivió.

De los 618 lesionados, cinco se encuentran en estado crítico, 117 fueron heridos con munición real, 21 por metralla, además de 56 golpeados por el impacto de granadas de gas lacrimógeno y 60 que fueron atendidos por inhalación de gases.

Entre los heridos se encuentran dos reporteros: Mohamed al Baba, fotógrafo de AFP, que recibió un disparo en la pierna derecha, y un camarógrafo de la televisión Al Aqsa (vinculada al movimiento palestino Hamás, que controla Gaza) que aun no ha sido identificado y que resultó herido de carácter reservado al recibir el impacto de una granada de humo.

Sanidad denunció en un comunicado que los "soldados israelíes están lanzando granadas de humo a las ambulancias que tratan de asistir a los heridos en el este de la localidad de Jan Yunis, en el sur de Gaza".

Miles de personas (10.000 según los organizadores y según el Ejército israelí) acudieron este viernes a cinco puntos de la frontera entre Gaza e Israel para participar en las marchas de protesta, convocadas por undécimo viernes consecutivo y que esta vez coinciden con el último viernes de Ramadán, la conmemoración del comienzo de la Guerra de los Seis Días y del Día de Jerusalén.

Te puede interesar: Guerra árabe-israelí: los seis días que conmovieron a Medio Oriente

La movilización de este viernes, denominada "Marcha del Millón a Jerusalén", empezó a primera hora de la tarde e inmediatamente las tropas israelíes emplearon material antidisturbios para impedir que los manifestantes se acerquen a la valla fronteriza.

En la protesta en Jan Yunis participó Sabrén Razan, madre de la voluntaria paramédica muerta la pasada semana por un disparo israelí, que se puso hoy el chaleco de su hija, que le identificaba como personal sanitario, con el agujero de bala para recordar y denunciar su muerte.

El Ejército de Israel volvió a justificar la represión con el argumento de que los manifestantes quemaban neumáticos, lanzaron piedras a las tropas y cometas incendiarias, y señalaron que "Las tropas están respondiendo con medios antidisturbios y operan de acuerdo con las normas". Para los soldados israelíes esto significa disparar a matar sin ningún tipo de restricción según las propias ordenes del ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, que había dicho cuando comenzaron las protestas que en Gaza solo había terroristas y había dispuesto la ubicación de cientos de francotiradores en la frontera.

Estas ordenes directas del gobierno coinciden con la publicación de varios videos por parte de organizaciones de Derechos Humanos en los que se ven a soldados israelíes festejando después de disparar contra manifestantes palestinos desarmados.

Las movilizaciones comenzaron a fin de marzo para conmemorar los 70 años de la Nakba (catástrofe en árabe) con la que los palestinos recuerdan la limpieza étnica ejecutada por Israel para expulsarlos de sus tierras, sobre las que fundó en forma artificial su estado en 1948. Una de las principales demandas en el derecho a retorno de los millones de palestinos expulsados de sus tierras desde esa época, muchos de los cuales siguen viviendo en campos de refugiados, o en condiciones ruinosas en países vecinos.

La bronca se acrecentó con la provocación de Donald Trump de instalar la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, reconociendo de esa manera a la ciudad como la capital "eterna e indivisible" de Israel, como pretende el Estado sionista. Esto es algo que no es reconocido siquiera por la ONU, además de ser Jerusalén un lugar considerado sagrado también por los palestinos y reclamado como capital de un hipotético futuro Estado propio.

El último de los intentos por legitimar esta política por parte del gobierno israelí de Netanyahu fue la de celebrar el partido de fútbol amistoso con el seleccionado argentino, aunque esta vez la provocación les falló.






Temas relacionados

#ResistePalestina    /   Estado de Israel   /   Ejército israelí   /   Franja de Gaza   /   Palestina   /   Benjamin Netanyahu   /   Israel   /   Palestina   /   Gaza   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO