Géneros y Sexualidades

VIOLENCIA MACHISTA Y PATRIARCAL

Acompañamos la exigencia de justicia ante denuncia de violación

El lunes Icla de Fátima hizo pública, a través de su cuenta de facebook, su denuncia contra Alejandro Archondo y Alejandro Cambero por violación. Desde Pan y Rosas, manifestamos nuestra solidaridad con Icla y sumamos nuestras voces a la demanda de justicia para ella y todas las mujeres que son víctimas de la violencia machista y patriarcal.

Martes 30 de marzo | 15:52

Icla tuvo la valentía de hacer pública su denuncia, misma que se viralizó en las redes y tomó luz pública rápidamente. Sabemos lo difícil que es para una víctima de violencia denunciar un caso como este, porque nos movemos en un sistema patriarcal y capitalista que, lejos de acompañar estas denuncias, nos revictimiza constantemente a través de todas sus instituciones.

Estamos conscientes de que este caso, lejos de ser aislado, forma parte de un engranaje de violencias que son sostenidas por instituciones dentro de este sistema que las legitima, donde conseguir justicia se convierte en una odisea para las víctimas y familiares, sobre todo para las mujeres, así como para las diversidades y disidencias sexuales, particularmente sobre las más pobres y precarizadas, que en la gran mayoría de casos no cuentan con los recursos para acceder a la “justicia” mercantil.

Sabemos también que esta exigencia de justicia se da en los marcos de una justicia patriarcal y mercantil que protege estas cadenas de violencias, revictimizando en muchos casos a las mujeres víctimas de agresiones que se animan a denunciar. Siendo además, la institución policial, la encargada de recibir las denuncias, nada más y nada menos que una de las férreas defensoras de este sistema de opresión y explotación, y una de las instituciones con mayores índices de violencia machista. Por todo eso, muchas mujeres prefieren no denunciar para no ser revictimizadas.

Desde Pan y Rosas, acompañamos la exigencia de justicia para Icla y todas las víctimas de violencia patriarcal y capitalista y luchamos por cambiarlo todo. No depositamos ni un gramo de confianza en el Estado, su justicia y su policía, para conseguir justicia, hemos aprendido que son instituciones que lejos defender los derechos de las mujeres, defienden el orden que perpetúa estas agresiones contra nosotras. Por esto, luchamos por el establecimiento de comisiones independientes compuestas por personas idóneas, víctimas y familiares de violencia machista, con presencia de organizaciones feministas y de derechos humanos que puedan hacer acompañamiento a estas denuncias.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO